miércoles, 16 de diciembre de 2009

Y terminaron las clases nomás...



Gracias chicos por permitirme enseñarles lo poco que sé y por aguantarme, aunque no sé quién aguantó a quién... Hemos pasado un año agitado pero fue un placer levantarse cada mañana sabiendo que iba a estar con ustedes. Ya ni recuerdo los días que teníamos clases, las cambiaron tantas veces que fue un milagro no haberme confundido, o no ya que me demostraron calidez y afecto el que traté de retribuir a lo largo del año. A quienes se llevaron la materia, estudien, a quienes aprobaron ¡felices vacaciones!
Un abrazo afectuoso para cada uno de ustedes.
Profesor Fabián Solari