viernes, 23 de noviembre de 2012

Las claves de la batalla con los buitres y sus consecuencias

COMO SE LLEGO AL FALLO DEL JUEZ GRIESA, QUE PRETENDEN LOS FONDOS BUITRE Y CUALES SON LOS CAMINOS QUE PODRIA TOMAR ARGENTINA

La decisión del magistrado de Nueva York abre un nuevo escenario en el frente financiero

1 –¿Cuál es el reclamo de los fondos buitre?

En febrero los fondos buitre realizaron una presentación ante el juzgado de Nueva York de Thomas Griesa donde afirman que Argentina discrimina a los tenedores de bonos que no ingresaron a los canjes de deuda de 2005 y 2010. La presentación de los buitres Elliot, NML Capital, Dart, Aurelius, AC Paster y Blue Angel invoca el principio jurídico de pari passu (con igual paso, en latín). Según su interpretación de ese principio, cuando los países soberanos pagan el servicio de su deuda reestructurada deben pagar en su totalidad la deuda que se les debe a quienes no ingresaron a los canjes. Los fondos buitre argumentan que el Estado argentino cuenta con recursos para abonar a los tenedores de los nuevos bonos, con lo que debería repartir ese dinero para pagarles también a ellos, pese a que exigen que se les reconozca el ciento por ciento de sus tenencias y los intereses acumulados desde 2005, cuando se cerró el primer canje. La Cámara de Apelaciones de Nueva York ratificó a fines de octubre ese pedido, pero le pidió a Griesa que defina cómo aplicarlo.

2 –¿Qué dice el fallo del juez Griesa?

Después de escuchar los argumentos de las partes involucradas –buitres, Argentina, intermediarios e incluso la Reserva Federal de Estados Unidos, estos últimos apoyando la posición argentina–, el magistrado dio ayer su respuesta a la Cámara de Apelaciones. El juez dispuso que si Argentina va a pagarles a sus acreedores en diciembre también debe girarles a los buitres el ciento por ciento de lo que reclaman en efectivo y en un pago. Además, en su fallo el magistrado sostiene que, como CFK y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, afirmaron que “Argentina no va a pagarles un dólar a los buitres”, el país debe depositar en una cuenta de custodia 1330 millones de dólares a la espera de la sentencia firme. Ese depósito debe realizarse antes del 15 de diciembre. En el equipo económico advierten que el fallo de Griesa vulnera la soberanía Argentina.

3 –¿Cuáles son los próximos pasos formales que dará Argentina?

El lunes los abogados que representan al país apelarán ante el juzgado de segunda instancia la decisión de Griesa. En paralelo, Argentina ya solicitó ante la Cámara de Apelaciones una revisión del fallo con sus trece miembros. El último recurso es la apelación ante la Corte Suprema, aunque es incierto que el máximo tribunal acepte analizar el caso.

4 –¿Hay posibilidad de un embargo sobre los pagos de la deuda?

Argentina paga los vencimientos de la deuda reestructurada a través del Banco de Nueva York desde 2005 sin que haya existido ningún intento de embargo sobre esos pagos. Eso se debe a que no existen activos soberanos que puedan ser embargados, a diferencia de la Fragata Libertad retenida en Ghana, donde la discusión gira alrededor de su “embargabilidad”. Griesa ordenó que Argentina deposite antes del 15 de diciembre una garantía para que, en función de lo que decida la Cámara, se les pague a los buitres. Si esa decisión no se revisa en la apelación y Argentina no hace el depósito antes del 15 de diciembre, el juez podría indicarle al Banco de Nueva York que frene los pagos a los acreedores que entraron al canje.

5 –¿Cuáles son los próximos vencimientos que debe enfrentar el país?

El 2 de diciembre, Argentina debe cancelar cerca de 45 millones de dólares correspondientes al Global 2017, un título emitido durante el canje de 2010. El siguiente pago llega el 15 de diciembre y representa el mayor vencimiento del año: 3500 millones de dólares del Cupón PIB. La última obligación de 2012 son los Descuento, por 617 millones de dólares. Todos esos vencimientos se realizarán con reservas del Banco Central a través del Fondo del Desendeudamiento, el mecanismo dispuesto desde 2010 para pagar deuda en dólares con acreedores privados.

6 –¿La deuda argentina puede ser declarada en default por las calificadoras de riesgo?

Si una decisión de la Justicia afecta la capacidad de pago en “tiempo y forma” de un vencimiento, la deuda argentina puede ser calificada como “default restringido”. Técnicamente significa que no se realizó el pago dentro del período de gracia aplicable para algunas de sus obligaciones, aunque continúa pagando el resto de sus vencimientos.

7 –¿Cuáles serían las consecuencias de un revés judicial en todas las instancias?

En ese escenario hipotético, Argentina puede acatar el fallo o desconocerlo. Si se opta por el último camino, Griesa continuaría restringiendo que el Banco de Nueva York transfiera los fondos a los acreedores y, eventualmente, las calificadoras de riesgo afirmarían que el país entró en una situación de default técnico nada equiparable al escenario de 2001. El Gobierno afirmó en diferentes oportunidades su voluntad y capacidad para pagarles a los acreedores y para eso podría explorar alternativas para continuar pagándoles por fuera de Nueva York. Frente a ese default legal y no económico, los activos de Argentina experimentarían un mayor riesgo de embargo y emergerían dificultades para el acceso al financiamiento externo junto con un incremento en sus costos. Además, el país quedaría en una situación legal más vulnerable frente a eventuales acciones judiciales para trabar embargos. Sería un escenario similar al que atravesó el país entre el default de 2001 y el canje de 2005, de acuerdo con interpretaciones preliminares de fuentes del mercado.

8 –¿Cómo fue la reestructuración de la deuda defaulteada?

En diciembre de 2001 Argentina declaró la cesación de pagos más grande de la era moderna. En 2005 se realizó el primer canje. Esa operación finalizó con un nivel de adhesión del 76,15 por ciento. Los acreedores aceptaron una quita cercana al 70 por ciento, la extensión de los plazos de pago hasta 2038 y una baja de la tasa de interés de los bonos que reemplazaron a los del default. En 2010 se volvió a hacer una segunda oferta. Finalmente, se alcanzó una adhesión del 92 por ciento del total. El resto, un valor nominal de 3600 millones de dólares, son bonos que fueron adquiridos a un precio de entre 20 y 30 por ciento. De este total, el 8,3 por ciento –300 millones– se encontraría en manos de residentes estadounidenses, mientras que el resto está en poder de fondos buitre.

9 –¿Quiénes son los fondos buitre?

Los fondos buitre son instituciones financieras que compran bonos de deuda de países en default en el mercado secundario –donde se negocian los activos después de su emisión– a muy bajo costo con el objetivo de litigar judicialmente y lograr una sentencia que condene al país a pagar el ciento por ciento de los títulos más los intereses de todos los años de litigio. Son fondos que no fueron perjudicados por el default e incluso hubieran conseguido una abultada ganancia si ingresaban a los canjes, pero su naturaleza especulativa y sus espaldas financieras les permiten emprender una larga batalla judicial. Los fondos buitre pueden hacer juicios contra Argentina, porque los bonos fueron emitidos bajo jurisdicción de Estados Unidos, con el argumento de que así se obtendría una mayor aceptación motivada a partir del concepto gaseoso de “seguridad jurídica”, para el acreedor. El listado de fondos que accionan en contra de Argentina asciende a 47. Sin embargo, se trata sólo de variaciones en la composición accionaria entre los mismos fondos buitre, que se identifican por alguna letra o número. Los más conocidos son EM Ltd., propiedad de Kenneth Dart, y NML Capital, de Paul Singer.

Fuente: Página 12