martes, 4 de diciembre de 2012

El aporte argentino a la ciencia china



El interior está por debajo del nivel del agua de la laguna
Esta semana en ARQ, el proyecto de los argentinos Baudizzone - Lestard y KLM Architects con el que ganaron un concurso internacional para construir un Centro de Ciencia y Tecnología en China, asociados con el Beijing Institute of Architecture and Design.
Baudizzone Lestard y KLM Architects más BIAD (Beijing Institute of Architecture Design) se impusieron a las propuestas de Zaha Hadid y Herzog & de Meuron,en un concurso internacional por antecedentes para construir un Centro de Ciencia y Tecnología en Beijig. El equipo argentino y su par chino ya habían proyectado un hotel y un centro de viviendas. Y asumieron el desafío de las distancias y la diferencia horaria en este concurso. "Fueron dos años intensos de trabajo a destiempo, con muchos viajes", señala Hernán Maldonado, uno de los integrantes locales.

El resultado es un edificio puro, sencillo y contundente, enterrado en la laguna de Beijing, en el Distrito Yizhuang, en el suroeste de la ciudad, una zona conocida como el "quinto anillo urbano". Inspirado en la relación entre la tecnología y la naturaleza, el conjunto apela al agua como expresión de lenguaje material.

"Los espacios de exposición acerca de la ciencia y tecnología se transformaron en lugares de interés social donde la magia y la fantasía acerca de un futuro desconocido e inmediato puede ser un polo de atracción de increíbles características", señalan en una entrevista con ARQ los proyectistas locales.

En este sentido, desarrollaron la idea de un conjunto con carácter e identidad, capaz de transmitir valores universales dentro de un marco virtual, aunque inserto en un marco natural.
Fuente: ARQ