lunes, 4 de febrero de 2013

El Metro de Santiago de Chile

En estas vacaciones tuve la suerte de poder visitar a un entrañable amigo que está viviendo en la ciudad de Santiago, capital de Chile. Si bien los trasandinos tienen un país geográficamente muy lindo, lo que más llamó mi atención fue el Metro. Sería el equivalente a nuestro Subte pero no tanto puesto que en la ciudad de Buenos Aires es subterráneo (de ahí el nombre, ¿no?) pero en Santiago como en la mayoría de las demás ciudades tiene tramos subterráneos, tramos a nivel y tramos elevados. Sentí envidia, sana claro está, no sólo por lo que es el Metro en sí sino porque es muchísimo mejor que nuestro Subte, más eficiente, limpio, sin olores nauseabundos, organizado, útil, con muchas estaciones, tiene 5 líneas y están construyendo 2 más, se puede ir de una punta a la otra de Santiago, tiene rutas para horas pico, está completamente señalizado y todas las señales funcionan, tanto pasillos como estaciones y andenes son muy amplios y cómodos, las estaciones con combinación tienen pasillos de ida y vuelta separados y señalizados por rejas para agilizar el viaje... veamos algunas fotos que yo mismo tomé:

Una estación común aunque parezca mentira

La frecuencia corta hace que no se junte mucha gente
Trenes modernos por un lado, por el otro, la gente no cruza la línea amarilla
El brillo de las estaciones y el orden
Vagones limpios y cuidados
El tren llega a la estación y nadie cruza la línea amarilla hasta que no se detenga
Ahí estoy en una estación con combinación apoyado sobre la reja que separa los pasillos

Y como si todo esto fuera poco, estando en Viña del Mar me entero (y veo las estaciones) que también hay un Metro que la comunica con Valparaíso.
El Metro de Santiago tiene un valor de $10 (argentinos) que pareciera ser caro en comparación con los $2,50 de los nuestros pero no tiene punto de comparación uno con el otro por donde se lo mire; el nuestro es carísimo en comparación con el chileno.

Fuente: Yo