domingo, 26 de mayo de 2013

Conocer el mundo: un oasis entre Polonia y Alemania

Con sus 12 kilómetros, es el paseo marítimo más largo de Europa
El paseo marítimo de Useldom es una ruta popular entre los turistas, que lo recorren a pie, en bicicleta o en patines.
Por Michael Zehender (dpa)

En el pasado había aquí una valla fronteriza fuertemente vigilada. Hoy en día sólo un detalle le permite saber al turista si se encuentra en Polonia o en Alemania: “en Polonia, las papeleras están en la playa. En Alemania no son visibles, porque están en las dunas“, explica un turista a la mujer que le acompaña. Desde hace algunos años, los dos países están comunicados entre ellos, en la Isla de Usedom (en polaco: Uznam), por un paseo marítimo, que discurre desde Bansin vía Heringsdorf y Ahlbeck hasta Swinemünde (en polaco: Swinoujscie). Con sus 12 kilómetros es el paseo marítimo más largo de toda Europa.
Sin embargo, este superlativo es un poco tramposo, ya que en realidad lo que se hizo hace algunos años sólo fue comunicar mediante un tramo de asfalto el Paseo Imperial de Ahlbeck y Heringsdorf con el paseo marítimo en Swinoujscie. Ese tramo no se parece mucho a un paseo y más bien es un camino forestal que no permite ver mucha playa.
Por el bosque discurría en el pasado la frontera fuertemente vigilada entre la República Democrática Alemana y Polonia. En un lugar de la frontera se alza hoy una puerta germano-polaca. Una línea en el camino señala el trazado de la frontera. Un camino de madera conduce a través de las dunas a un mirador de 400 metros cuadrados.
Después de la Segunda Guerra Mundial, la localidad de Swinemünde fue escindida de Alemania y adjudicada a Polonia. Sin embargo, la valla fronteriza no desapareció con el derrumbe del bloque socialista de Europa del Este en los años 1989 y 1990. La valla fue derribada en 2007, cuando Polonia se adhirió al Acuerdo de Schengen, que suprime los controles en las fronteras interiores de los Estados signatarios.
Además de las obras en la frontera, actualmente sólo un pequeño letrero en medio del bosque recuerda a los viejos tiempos. “Último restaurante antes de Moscú“, dice el irónico texto en alemán. Si no fuese por este letrero, el turista podría pensar que está en territorio polaco. Casi todos los letreros que se encuentran a lo largo del paseo marítimo son bilingües. Con la misma frecuencia se oye hablar tanto polaco como alemán.
El paseo marítimo es una ruta popular entre los turistas, que lo recorren a pie, en bicicleta, en segway o con patines en línea. En verano se forman a veces pequeños atascos de bicicletas. Si sólo fuese por su historia transfronteriza, el paseo marítimo de Usedom no sería de ninguna manera una curiosidad turística.
Sin embargo, el camino comunica entre sí cuatro localidades; cada una de ellas es en sí una atracción turística: los tres balnearios imperiales Bansin, Ahlbeck y Heringsdorf en el lado alemán, y Swinoujscie en el lado polaco. En esas poblaciones hay numerosas casas de campos construidas en el estilo típico de la arquitectura de los balnearios alemanes. Además, hay tres puentes marítimos, famosos hoteles y, por supuesto, la playa, adonde ya acudía el emperador Guillermo II de Alemania para respirar aire de mar.
Cómo llegar: en verano varias compañías aéreas alemanas vuelan directamente a Heringsdorf. También hay una buena comunicación de trenes. Desde Berlín el viaje en tren dura unas cuatro horas. En coche se puede llegar a la isla por la A 20 y después por las ciudades de Wolgast o Anklam. El paseo marítimo: Comienza en Bansin y pasa por las localidades de Heringsdorf y Ahlbeck. Está bien señalizado y se puede recorrer a pie, en bicicleta (en todas las localidades se alquilan bicis), con patines en línea o en segway.





sábado, 25 de mayo de 2013

Viva la Patria (reflexión)

"La patria es el otro" dijo Cristina Fernández, la Presidente de la Nación, y es una frase acertada. ¿Por qué? porque compartimos la bandera, el idioma, las costumbres y tradiciones, pero fundamentalmente y mucho más importante porque somos solidarios como ningún otro pueblo del mundo, porque somos cálidos, porque la familia sigue siendo lo más importante como en pocos lugares del mundo, porque más allá de las controversias cuando un argentino necesita algo siempre hay otro argentino dispuesto a brindarse por completo. No me canso de agradecerle a dios por haber traído a mi madre desde Italia para que yo naciera acá, para sentirme celeste y blanco para honrar la bandera levantándome cada día para tratar de construir un país mejor, un país más justo y darle argumentos a mi corazón y a mi mente para que nadie se atreva a hablar mal de Argentina en mi presencia. Ser argentino es una bendición, un orgullo que un puñado de millones sobre la faz de la Tierra tenemos la suerte de disfrutar, no dejemos que nada ni nadie nos atropelle con sus palabras ni sus acciones, mirá que linda esa bandera, que combinación tan perfecta el celeste y blanco, mirá como flamea con autoridad en la inmensidad del territorio al cual identifica... ¿no te parece que usar los colores de otra bandera es hacer llorar a la tuya? Pensemos juntos: nos invadieron los ingleses y nuestros compatriotas - hombres, mujeres y niños - los expulsaron defendiéndose con lo que tenían a mano (palos, piedras, agua hirviendo - el aceite era muy cara - empujones, piñas), nos bloquearon junto a los franceses y nuestos compatriotas reconquistaron las posesiones con más estrategias e inteligencia que armamento, nos metieron en una guerra contra un imperio criminal y los pibes se hicieron héroes de la noche a la mañana a la fuerza por su propia vida y por la bandera a la que le juraron amor eterno, nos golpearon las crisis económicas durante el siglo pasado y la mayoría nos quedamos a ponerle el hombro a la tierra que nos cobija por nuestros abuelos, nuestros padres y nuestros hijos... Usar otros colores es un insulto a nuestra propia historia. Si estás contento o estás triste lo compartís con un amigo, todo lo hacés en este suelo, tu suelo, mi suelo, el suelo de tus padres, el suelo de tus hermanos, el suelo de tus amigos, el suelo de tu novi@, eso es, eso es la patria, para que vos seas libre y vivas en libertad lucharon los criollos patriotas, los pibes en Malvinas, tus abuelos y tus viejos todos los días en esta tierra, honrala con el corazón porque como dijo la Presidente de la Nación: "la patria es el otro" y el otro sos vos.


viernes, 17 de mayo de 2013

Good bye, Lenin!

Sobre la película "Good bye, Lenin!", les dejo unas consignas a resolver para el martes:

01. ¿Cómo era la vida en Berlín antes de la Caída del Muro?
02. La vida de la gente cambió radicalmente, ¿de que forma lo muestra la película?
03. El capitalismo penetra rápidamente en la ex Alemania Oriental ¿cómo lo vive Alexander?
04. ¿Qué rol cumple Lara, la enfermera, en la vida de Alex y su madre?
05. ¿Cómo era la vida de la hermana de Alex antes y cómo fue después de la Caída del Muro?
06. Mencionar escenas-hechos en los cuales se advierta el cambio de modelo político social y económico.
07. Reflexionar sobre el trabajo realizado, sobre la película y transcribirla.

lunes, 6 de mayo de 2013

En la Feria del Libro

Silvia con el grupo de alumnos que me visitó

Con Ariel Iera Castaño

La foto antes de emprender la retirada

Con Alejandro Vaquero, ex alumno mío del José Ingenieros
He aquí la criatura
En el stand 3058 del Pabellón Ocre de la Oficina de Letras de Tres de Febrero


jueves, 2 de mayo de 2013

Italia: brutal xenofobia contra una ministra

A tres días de haber asumido, legisladores y sitios web de extrema derecha le lanzaron a Cécile Kyenge agravios como "mono congolesa".

Zulú”, “simia” y “negra”. Esos son sólo algunos de los insultos racistas que recibió la flamante ministra de Integración del nuevo gobierno italiano, Cécile Kyenge, a sólo tres días de haber asumido su cargo. Los agravios fueron lanzados por legisladores y sitios web de extrema derecha, que se refirieron a la funcionaria, nacida en la República Democrática del Congo, como "mono congolesa".
Uno de los parlamentarios más duros fue Mario Borghezio, de la Liga del Norte, un partido decididamente xenófobo. El legislador aseguró que con la incorporación de Kyenge, la administración del nuevo primer ministro Enrico Letta se convertirá en un "gobierno bonga bonga". Borghezio, además, expresó su preocupación por la posibilidad de que la ministra de Integración intente "imponer tradiciones tribales de su Congo natal en Italia".
El gobierno de Letta repudió las declaraciones de Borghezio y otros miembros de la Liga del Norte, y autorizó la apertura de una investigación para determinar cuáles fueron los sitios web neonazis que insultaron a Kyenge.
La presidenta de la Cámara de Diputados italiana, Laura Boldrini, también condenó los insultos contra la ministra, primera integrante de un gabinete italiano nacida en África. Boldrini expresó su solidaridad con Kyenge y denunció la campaña de ofensas y vulgaridades que se lanzó contra ella. "Indigna de un país civilizado la serie de insultos que se están vertiendo sobre la nueva ministra Cécile Kyenge. Este proceso puede no gustar a todos, pero no es de ninguna manera tolerable la vulgaridad racista contra una persona por el color de la piel", aseguró la diputada. Para Boldrini, el nombramiento de la ministra de Integración en el gobierno de Letta "es un paso importante no sólo para los nuevos italianos, sino para todos nosotros, porque comprendemos finalmente lo rico, contemporáneo y al mismo tiempo antiguo que es el encuentro entre culturas". La diputada, además, rechazó las palabras de Borghezio y consideró que los insultos "van más allá del disenso legítimo sobre las iniciativas que Kyenge pretende promover".
Kyenge, de 48 años, emigró a Italia hace tres décadas para estudiar medicina. Es cirujana oftalmóloga y vive en Modena con su esposo y sus dos hijos. Antes de convertirse en ministra había sido diputada de la centroizquierda. Entre otras iniciativas, apoya la derogación de la actual ley sobre inmigración, que no tutela a los solicitantes de asilo y prevé la expulsión inmediata de extranjeros indocumentados.