domingo, 26 de mayo de 2013

Conocer el mundo: un oasis entre Polonia y Alemania

Con sus 12 kilómetros, es el paseo marítimo más largo de Europa
El paseo marítimo de Useldom es una ruta popular entre los turistas, que lo recorren a pie, en bicicleta o en patines.
Por Michael Zehender (dpa)

En el pasado había aquí una valla fronteriza fuertemente vigilada. Hoy en día sólo un detalle le permite saber al turista si se encuentra en Polonia o en Alemania: “en Polonia, las papeleras están en la playa. En Alemania no son visibles, porque están en las dunas“, explica un turista a la mujer que le acompaña. Desde hace algunos años, los dos países están comunicados entre ellos, en la Isla de Usedom (en polaco: Uznam), por un paseo marítimo, que discurre desde Bansin vía Heringsdorf y Ahlbeck hasta Swinemünde (en polaco: Swinoujscie). Con sus 12 kilómetros es el paseo marítimo más largo de toda Europa.
Sin embargo, este superlativo es un poco tramposo, ya que en realidad lo que se hizo hace algunos años sólo fue comunicar mediante un tramo de asfalto el Paseo Imperial de Ahlbeck y Heringsdorf con el paseo marítimo en Swinoujscie. Ese tramo no se parece mucho a un paseo y más bien es un camino forestal que no permite ver mucha playa.
Por el bosque discurría en el pasado la frontera fuertemente vigilada entre la República Democrática Alemana y Polonia. En un lugar de la frontera se alza hoy una puerta germano-polaca. Una línea en el camino señala el trazado de la frontera. Un camino de madera conduce a través de las dunas a un mirador de 400 metros cuadrados.
Después de la Segunda Guerra Mundial, la localidad de Swinemünde fue escindida de Alemania y adjudicada a Polonia. Sin embargo, la valla fronteriza no desapareció con el derrumbe del bloque socialista de Europa del Este en los años 1989 y 1990. La valla fue derribada en 2007, cuando Polonia se adhirió al Acuerdo de Schengen, que suprime los controles en las fronteras interiores de los Estados signatarios.
Además de las obras en la frontera, actualmente sólo un pequeño letrero en medio del bosque recuerda a los viejos tiempos. “Último restaurante antes de Moscú“, dice el irónico texto en alemán. Si no fuese por este letrero, el turista podría pensar que está en territorio polaco. Casi todos los letreros que se encuentran a lo largo del paseo marítimo son bilingües. Con la misma frecuencia se oye hablar tanto polaco como alemán.
El paseo marítimo es una ruta popular entre los turistas, que lo recorren a pie, en bicicleta, en segway o con patines en línea. En verano se forman a veces pequeños atascos de bicicletas. Si sólo fuese por su historia transfronteriza, el paseo marítimo de Usedom no sería de ninguna manera una curiosidad turística.
Sin embargo, el camino comunica entre sí cuatro localidades; cada una de ellas es en sí una atracción turística: los tres balnearios imperiales Bansin, Ahlbeck y Heringsdorf en el lado alemán, y Swinoujscie en el lado polaco. En esas poblaciones hay numerosas casas de campos construidas en el estilo típico de la arquitectura de los balnearios alemanes. Además, hay tres puentes marítimos, famosos hoteles y, por supuesto, la playa, adonde ya acudía el emperador Guillermo II de Alemania para respirar aire de mar.
Cómo llegar: en verano varias compañías aéreas alemanas vuelan directamente a Heringsdorf. También hay una buena comunicación de trenes. Desde Berlín el viaje en tren dura unas cuatro horas. En coche se puede llegar a la isla por la A 20 y después por las ciudades de Wolgast o Anklam. El paseo marítimo: Comienza en Bansin y pasa por las localidades de Heringsdorf y Ahlbeck. Está bien señalizado y se puede recorrer a pie, en bicicleta (en todas las localidades se alquilan bicis), con patines en línea o en segway.