martes, 27 de agosto de 2013

Explosión del Krakatoa

El 27 de agosto de 1883 en Indonesia sucede el cuarto y más violento día de erupción del volcán Krakatoa, que dejará un saldo de 36.417 víctimas fatales. 
  • Se registran cuatro explosiones (a las 5:30, 6:42, 8:20 y 10:02 hora local). 
  • La última hace volar toda la isla. 
  • La ceniza alcanzó los 80 km de altitud. 
  • La explosión se considera el ruido más fuerte de la Historia de la humanidad: se percibieron 180 dB a 160 km; se oyó hasta en Perth (Australia, a 3500 km) y en la isla Mauricio (África, a 4800 km). 
  • La onda expansiva se registró en barómetros en todo el mundo durante 5 días después de la explosión.


A más de 1.828 metros de altura y con un diámetro de aproximadamente dieciséis kilómetros, la mañana del 27 de agosto de 1883, el volcán Krakatoa, ubicado en la isla de Java, comenzó a rugir. Más tarde, ese mismo día, el gran cráter literalmente estalló, lanzando a la atmósfera todo tipo de materia. En el mes de diciembre, Discovery Channel revive la historia de esta titánica erupción con el estreno de Krakatoa. Este documental de dos horas de duración, presenta recreaciones dramáticas así como imágenes contemporáneas del lugar de la erupción y sorprendentes efectos especiales. Krakatoa.
Los efectos de la explosión volcánica causaron un tsunami de más de 42 metros de altura. De hecho, se sabe que un barco fue desplazado más de tres kilómetros y medio hacia el interior. La erupción redujo la isla de Krakatoa a un tercio de su antiguo tamaño, enviando gigantescas olas a las costas asiáticas. Piedras gigantescas cayeron a más de 185 kilómetros de distancia, y la ciudad de Jakarta se vio sumida en una total oscuridad. Para muchos de los habitantes de la región, el fin del mundo había llegado. El fuerte ruido que acompañó la explosión no tenía precedentes. Se pudo escuchar en la ciudad australiana de Alice Springs e incluso en la lejana isla de Madagascar. Más de 36.000 personas perdieron la vida y varios países de alrededor del mundo se vieron afectados por los devastadores efectos del volcán.
La erupción del Krakatoa fue uno de los cataclismos naturales de la historia mejor documentados; desde los primeros avisos del volcán hasta la explosión final, cada paso fue atestiguado y registrado por los colonos holandeses que vivían en la región.

Fuente: Wikipedia - Discovery





Fuente: Daily Motion