miércoles, 30 de octubre de 2013

Un pueblo noruego instaló espejos gigantes para recibir la luz del sol


Enormes espejos para iluminar Rjukan, un pueblo noruego bajo la sombra de las montañas. (AP)
Es porque las montañas que lo rodean tapan el sol desde el otoño a la primavera. El sistema costó US$ 845 mil dólares.

En los últimos días, los noruegos no sólo se destacaron por el furor del nuevo baile del zorro, si no que porque lograron iluminar un pueblo con espejos gigantescos.
Mediante ellos, los habitantes de la pequeña localidad noruega Rjukan, lograron llevar hoy luz solar a su oscuridad diaria.
Normalmente, el pueblo ubicado en el valle de Vestfjord, queda envuelto en las sombras de las montañas circundantes entre otoño y primavera.
Ahora, con tres reflectores gigantes de 45 metros de altura, la localidad logró hacer realidad su sueño. “¡Esto es grandioso, al fin!", se entusiasmó el alcalde Steinar Bergsland durante la ceremonia de lanzamiento, informó la agencia DPA.
El artista local Martin Andersen había presentado hace diez años la idea de desviar los rayos del sol al valle mediante espejos. La idea original se remonta incluso a 1913.
Tras varios años de debate, el consejo municipal dio luz verde al proyecto, por un costo de 845 mil dólares.
Desde hace algunos años, un proyecto similar le da luz en el invierno a la localidad italiana de Viganella en los Alpes.

Enormes espejos para iluminar Rjukan, un pueblo noruego bajo la sombra de las montañas. (AP)

Enormes espejos ("Solspeilet") en la ladera de una montaña en Rjukan, Noruega, son utilizados para reflejar la luz solar hacia abajo y son apuntados a la plaza del pueblo. (AFP / Krister SOERBOE)

Fuente: Clarín