sábado, 30 de noviembre de 2013

Proponen construir cascadas en el Riachuelo para oxigenar el agua

El proyecto contempla la edificación de siete estaciones que bombearán el agua desde cinco metros de altura para "airearla"; la primera estará situada cerca de Avellaneda.

Devolver el oxígeno al Riachuelo parece hoy una utopía. Las aguas, -especialmente desde la desembocadura en el Río de la Plata hasta 16 kilómetros aguas arriba- no son aptas para la vida.
Incluso si hoy se detuvieran todas las descargas tóxicas que contaminan el curso de agua y se completara toda la obra de cloacas y saneamiento, ese sector no contendría la mínima concentración de oxígeno que permitiera la existencia de algún tipo de vida.
Sin embargo, el plan de saneamiento ordenado por la Corte Suprema de Justicia en 2008 incluirá un novedoso paliativo: un sistema de cascadas para oxigenar las aguas.
Según el proyecto, al que tuvo acceso LA NACION, se trata de siete estaciones que se construirán en sitios diferentes del Riachuelo, en las que a través de escalones en forma de cascada se pretenderá lograr niveles de oxígeno disuelto en agua superiores a los 2mg/l, según el proyecto presentado al Banco Mundial por la empresa estatal Agua y Saneamiento Sociedad Anónima (AySA).
El agua será bombeada a 5 metros de altura, para luego dejarla caer por las cascadas para ventilarla en su camino de regreso al curso principal del río. "Por medio de escalones que simulan cascadas y con piletas de disipación donde se hace la transferencia de oxígeno desde las burbujas al agua", explica el proyecto de la Universidad de Buenos Aires, que fue premiado con el Premio Nacional de Arquitectura y Diseños Sustentables. Estas estaciones, además, tendrán un entorno de recuperación del espacio público e incluirán áreas de uso público múltiples.
La iniciativa fue presentada por AySA dentro de las obras para realizar con el crédito por 840 millones de dólares solicitado al Banco Mundial y que también financiará la construcción de un colector cloacal en la margen izquierda del Riachuelo y un emisario que volcará las aguas tratadas río adentro.
"La decisión de proceder al tratamiento del agua por estaciones de aireación (SEPA, por sus siglas en inglés) permitirá alcanzar mejores resultados en términos de saneamiento y conformar una propuesta visual novedosa al ser incorporada al paisaje de la cuenca a partir de su localización dentro de un sistema de parques temáticos ambientales donde se implementarán programas de control, salud, seguridad y monitoreo para sostener el cuidado y la restauración del área y la salud de la población", continúa el proyecto.
AySA firmó un convenio con la UBA por el cual instalará el año próximo la primera estación para realizar una prueba piloto de su funcionamiento en Avellaneda, frente a Tenaris.
Hay un detalle importante: estas estaciones sólo podrán funcionar cuando estén terminados el colector y el emisario, y los vuelcos de material contaminante en el Riachuelo estén controlados.
 
Dudas y críticas

Según el modelo realizado por AySA en condiciones de "descarga cero", el río no alcanza niveles de oxígeno siquiera para generar lo que se denomina recreación pasiva.
Para algunos especialistas, "airear" el agua carente de oxígeno podría generar mayores problemas no sólo por los malos olores que podría generar, sino también porque podrían aparecer partículas ultramicroscópicas contaminadas con agentes patógenos suspendidas en el aire.
Desde la Asociación Vecinos de La Boca miran con desconfianza el plan de las cascadas.
Raúl Estrada Oyuela, miembro de esa ONG, les pone voz a las dudas: "Recomponer el río como dispuso la Corte significa oxigenarlo. La resolución 3/2009 de Acumar estableció que el río sólo, en todo su curso, se usará para mirarlo de lejos -esto es lo que se entiende como recreación pasiva- y que bastará que tenga 2 miligramos de oxígeno por litro de agua. El olor adicional que pueden generar las cascadas hará que la recreación, además de pasiva, sea distante", afirma.
Para Estrada Oyuela, "a lo mejor hay que hacer las cascadas, pero hay que hacer muchos ensayos y cumplir con pasos previos de saneamiento. Si desde AySA se dice que el Riachuelo no alcanza a tener el nivel de oxígeno requerido, entonces me pregunto cómo pueden decir cuándo estará bien", indicó.
El modelo con las estaciones de aireación funciona en Chicago. Se utiliza para oxigenar las aguas del río Calumet, que sufrió una contaminación parecida a la del Riachuelo.
Estrada Oyuela apunta que en ese lugar sólo funcionan en una determinada temporada, cuestión que en AySA dicen estar evaluando. Aseguran que en cada estación habrá un monitoreo y un control que permitirán determinar la cantidad de agua que se requiere oxigenar por hora.
El proyecto completo sólo se podrá montar una vez finalizada la megaobra de infraestructura que incluye la utilización de cuatro tuneladoras para la construcción de un colector de 11,5 km de largo y un emisario subfluvial de 11 km.
La autorización para el comienzo de esos trabajos aún no fue firmada, aunque las obras ya están adjudicadas. En AySA aseguran que la aprobación es inminente. La construcción del colector de 11,5 km fue adjudicada a Ghella-Iecsa por 2000 millones de pesos. Es la misma constructora que hizo los túneles del arroyo Maldonado, bajo la avenida Juan B. Justo. La del emisario subfluvial de 11 km de longitud, 3,8 m de diámetro y a 30 metros de profundidad fue adjudicada a Impregilo por 2372 millones de pesos. La obra podría estar lista en 2019.

Una historia de promesas

    Enero de 1993 - Los 1000 días

El 4 de enero de 1993, la secretaria de Ambiente y Recursos Naturales de la Nación María Julia Alsogaray promete que en 1000 días limpiaría el Riachuelo.

    2006 - Otros quince años

En 2006, la ex secretaria de Ambiente Romina Picolotti afirmó que en cinco años se verían mejoras en el Riachuelo y que en 15 estaría totalmente limpio.

    Julio de 2008 - Fallo de la Corte

El 8 de julio de 2008, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó a los estados nacional, bonaerense y porteño a sanear el Riachuelo.

    Diciembre de 2012 - El caso Armella
    
En diciembre de 2012 removieron al juez de la causa Riachuelo, Luis Armella, por tomar medidas que habrían beneficiado a empresas vinculadas con su familia política en las tareas de remediación y limpieza del Riachuelo.

    Julio de 2013 - Los peces de Cabandié
 
El 8 de julio de este año, y en plena campaña electoral, el candidato a diputado nacional por el kirchnerismo Juan Cabandié dijo que hizo un paseo por el Riachuelo y vio peces de colores en el curso de agua. Días después, un informe mundial puso al Riachuelo entre los diez lugares más contaminados del mundo.

Demoras en el plan de viviendas

La asistencia para la construcción de viviendas en la Cuenca Matanza Riachuelo sigue siendo baja. Así lo indica la Auditoría General de la Nación (AGN) que emitió ayer un informe en el que da cuenta de que "el nivel de ejecución del programa es bajo. Desde su comienzo en 2005 hasta el 31 de diciembre de 2012 fue de un 21% [algo más de mil cien millones de pesos], lo que permite estimar un promedio de ejecución anual del 3%. De mantenerse ese nivel, debería inferirse que se tardarán 20 años para culminar las obras planificadas". Según el detalle, lo devengado en esta línea de acción durante el ejercicio 2012 fue casi $ 660 millones. "Más del 74% lo aportó el Estado Nacional [$ 491 millones], la Ciudad aportó el 21% [$ 138 millones], y la provincia de Buenos Aires, el 5% [$ 30 millones]. Las obras de AySA desde 2006 sumaron 1.064.996 usuarios a la red cloacal, mientras que casi 2 millones de habitantes de la cuenca fueron conectados a la red de agua potable en el mismo período"..

Del editor: qué significa
No pudieron eliminar los basurales de sus márgenes ni los vertidos de contaminantes, pero hablan de cascadas. Algo huele mal en el Riachuelo.

Fuente: La Nación

Del editor del blog: que significa
Una noticia debe ser la transcripción del hecho ocurrido por lo cual el lector toma conocimiento del mismo y elabora idea propia sacando conclusiones. Lo que hace el editor de este diario es expresar lo que debe entenderse lo cual está mal. Con todos los datos aportados (ninguno positivo, desde ya) no hacía falta el tirón de orejas (tampoco somos tontos como para merecerlo)