martes, 23 de septiembre de 2014

El churrinche, ave símbolo de Reta

Con motivo de la llegada de la primavera, el Grupo Cultural Reta ha proclamado como ave símbolo de esta localidad balnearia al churrinche, también conocido como "brasita" o "atrapamoscas" entre otros nombres populares que tiene esta ave y cuyo nombre científico es Pirocephallus rubinus.
Horacio Ramírez, uno de los promotores de esta iniciativa, explicó que "el churrinche ha llegado este año a principios de setiembre. Primero se vieron las hembras, de un color gris muy delicado y apenas un toque de color en la zona ventral, en la base de la cola, con algunas plumas matizadas de rosado o color salmón. Los machos, en cambio, empezaron a ser vistos en la segunda semana de este mes y se caracterizan por tener un plumaje de color reproductivo rojo muy intenso que llama mucho la atención apenas se lo distingue en el follaje".
Al respecto, se explicó que el churrinche llega hasta el sur de la provincia proveniente de diversas zonas sudamericanas: desde el Caribe, Brasil y Paraguay y permanece hasta bien entrado marzo: "En esa época, ya perdió el macho su color rojo fuerte y está bien alimentado como para iniciar su viaje de regreso. Para abril ya volvió a sus territorios, algunos tan distantes como Venezuela o Colombia". Se explicó, además, que "el Pyrocephallus es una especie de la familia de los tiránidos: aves insectívoras que, como el benteveo o la tijereta -ésta también migratoria- tiene un vuelo típico conocido como 'elástico', que es ideal para identificar a las hembras menos vistosas y que consiste en lanzarse sobre la presa desde un oteadero -una rama o cable- y volver de inmediato al punto inicial. En cuanto a su canto es corto y es remedado por el nombre y de noche se refugia en las ramas u oquedades de los árboles y desde allí puede entonar su breve y áspero canto en plena oscuridad".
Para desarrollar esta iniciativa, se consultó con Aves Argentinas, quienes dieron los lineamientos básicos a seguir para imponer una cultura proteccionista en una comunidad a través de las aves y, al respecto, señala Silvia Spata, también del Grupo Cultural Reta, que "la idea de consagrar al churrinche como ave símbolo de Reta tiene una importancia destacada para fomentar la conciencia ambiental de vecinos y turistas. Estos detalles tan sencillos de implementar le hacen muy bien al capital turístico principal de Reta que es su Naturaleza. Es ahora cuestión de sembrar en la gente la imagen de esta ave tan hermosa, para que las nuevas generaciones incluyan la observación y protección del churrinche y, por supuesto, de todas las demás aves, como un gesto de civilidad de esos que cada vez necesita más nuestro pueblo... y en este comienzo de primavera, queríamos regalarle a Reta y a nosotros mismos ese montoncito rojo de belleza que todos los años adorna nuestros paisajes".