jueves, 12 de febrero de 2015

Delta del río Danubio en el mar Negro

Además de los sedimentos finos en suspensión, los ríos transportan sedimentos más gruesos en saltación y arrastre por su lecho. Esos sedimentos pueden ser movilizados de a “pulsos” y es el caso de los más gruesos, de tamaños grava e incluso bloques, que son movilizados durante las crecientes. Los sedimentos de tamaños arena y limos son movilizados prácticamente en todo momento. Estos, al llegar a la cuenca receptora del río, comienzan a depositarse. En muchos casos esta carga sedimentaria es lo suficientemente importante como para edificar un delta. Al igual que los dos deltas que presenté en las imágenes anteriores, este es un delta dominado por la acción fluvial, avanzando en forma de “pie de pájaro” dentro del mar. Hacia el continente y sobre la parte inferior de la imagen, la sucesión de geoformas curvadas y paralelas entre si, corresponde a antiguas crestas de playa del Mar Negro, acrecionadas con anterioridad a la edificación del delta. Sobre ellas, las partes más blancas son dunas de arena removilizadas a partir de esas crestas de playa. A partir de la desembocadura de los distintos cauces distributarios, se observan las “plumas” de sedimentos finos en suspensión, los que serán depositados en el mar como sedimentos pelágicos.
Imagen del 5 de Febrero del 2013, compartida de: NASA Earth Observatory