viernes, 13 de marzo de 2015

El padre Medardo es el nuevo rector del santuario de Lourdes

En su presentación agradeció al padre Luis Ramón Rendón por el apoyo que le ofreció desde que llegó al país.

La parroquia y santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en Santos Lugares, tiene un nuevo párroco. La comunidad, confiada desde hace décadas a los sacerdotes agustinos asuncionistas, despidió al padre Luis Ramón Rendón AA y recibió como nuevo superior al padre Medardo Kahindo Vyangavo, oriundo del Congo.
La celebración eucarística de toma de posesión del nuevo párroco fue presidida por el obispo de San Martín, monseñor Guillermo Rodríguez-Melgarejo, y concelebrada por su obispo auxiliar, monseñor Han Lin Moon, y otros sacerdotes religiosos y diocesanos. Asistieron el provincial de los Agustinos Asuncionistas, padre Juan Carlos Cisterna AA; el embajador de la República Democrática del Congo y funcionarios del municipio de Tres de Febrero.
En su primer mensaje a la comunidad, el padre Medardo agradeció a Jesús y a María por darle esta oportunidad de servir en esta parroquia. Agradeció la confianza del obispo diocesano por recibirlo como presbítero vicario en la diócesis y confiarle el santuario. También tuvo palabras para con el padre provincial y con el párroco saliente.
“Un lugar muy especial tiene en mi corazón al padre Luis Ramón, quien con amor fraternal me acompañó desde mi llegada a la Argentina y ha sido un gran maestro mostrándome el camino para asumir esta nueva tarea”, dijo el flamante párroco.
El sacerdote también expresó su deseo de hacer del santuario un lugar donde todos se sientan como en casa y puedan alimentar su fe con el servicio de los sacerdotes. Pidió que las mujeres continúen teniendo un papel importante en la vida del santuario y llamó a proteger y promover la familia.
“Conociendo mis limitaciones y debilidades humanas, me costó mucho aceptar ser el párroco de esta parroquia con actividades tan diversas, pero comparto las sabias palabras de san Agustín que dice: «Dios no nos manda cosas imposibles, sino que al mandar lo que nos manda, te invita a hacer lo que puedas, pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas»”, comentó.
“Asumiendo mi tarea como párroco, prometo entregarme a mi iglesia y mi comunidad, con entereza, pasión y sin descanso, continuando la gran obra que han hecho mis predecesores. El desarrollo espiritual de cada uno de ustedes así como el crecimiento de nuestra parroquia seguirá siendo nuestra prioridad”, concluyó el párroco.

Fuente: N3F