domingo, 29 de marzo de 2015

Estuario del río Betsiboka en Madagascar


El río Betsiboka es el mayor de Madagascar. La más que centenaria deforestación de las selvas tropicales y manglares de Madagascar, incentivó las tasas de erosión a cifras inusuales. Por tal razón, luego de cada lluvia intensa, la carga sedimentaria que los ríos vierten al mar es enorme, tiñendo el agua del río con abigarrados colores de la gama del ocre, pudiendo ser observados adentrándose en el mar. Asimismo es enorme la sedimentación dentro de los estuarios, generando el avance de deltas como el que se observa en el fondo del estuario de este río. A propósito de los colores del agua de algunos ríos, como vimos en fotografías previas, en este caso se puede apreciar en color rojizo del agua y cómo este avanza dentro del océano con el agua del río. El mismo se debe a gran carga de sedimentos erosionados en la isla. El color rojizo de los sedimentos erosionados es característico de los suelos tropicales. Comparar con el color gris de los sedimentos transportados por el río Copper (Alaska, Estados Unidos).

 
A propósito del río Copper, se muestra el delta de este río durante el deshielo de primavera. Se observan importantes superficies del continente aún cubiertas de nieve. El frente deltaico está compuesto por varias islas de barrera, por detrás de las cuales se observa profusión de bancos de sedimentos. En el agua del golfo de Alaska se superponen extensas “manchas” de color más claro que el azul del agua, cada una debida a distintos pulsos de aporte de sedimentos por parte del río. Precisamente en los ríos de zonas frías (de altas latitudes o de alta montaña) la carga sedimentaria es máxima durante la estación de deshielo. Los sedimentos de mayor tamaño van quedando embancados detrás de las islas de barrera y formando las mismas, mientras que los sedimentos más finos avanzan mar adentro en suspensión.