jueves, 30 de julio de 2015

Cómo transformar una ciudad: Cumaná, Venezuela

Cómo transformar una ciudad: Cumaná, Venezuela from BID Ciudades Sostenibles on Vimeo. Vea cómo es posible transformar íntegramente una ciudad a través del caso de Cumaná, Venezuela.


La ciudad de Cumaná—fundada hace 500 años en una posición estratégica del Caribe venezolano—se caracteriza por contar con grandes activos ambientales tales como el río Manzanares que la atraviesa, el río de Buenavista, el cerro Pan de Azúcar, la Laguna de Los Patos, la Punta Delgada, varios kilómetros de costa y por su proximidad al Parque Nacional Mochima. Además, su centro histórico, que siempre ha estado ligado con el río, tiene una escala muy humana y una calidad ambiental envidiable.



No obstante, la ciudad se ha ido degradando en los últimos años a medida que más y más habitantes han ido ocupando el terreno sin una adecuada planificación, lo que ha causado diversos problemas como contaminación de los cuerpos de agua, escasez en los servicios domiciliarios, altos índices de pobreza y exclusión, congestión de las principales vías, etc.


La ciudad se ha expandido en aproximadamente 10 años en un 60%, afectando sus reservas naturales.



Como resultado de este crecimiento, el 80% de la población se ve afectada por cortes en el servicio eléctrico y desplazarse de forma rutinaria de una parte a otra de la ciudad puede tomar hasta una hora y media, ya que las principales vías no se conectan fácilmente entre ellas y no existe un plan vial secundario.



Después del auge petrolero gran parte de la ciudad ha caído en abandono. Muchos monumentos han sido demolidos, abandonados o deformados, por lo que la fisonomía original de la ciudad ha ido desapareciendo y el centro histórico está perdiendo su identidad. Si nada cambia, la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras puede quedar muy comprometida.



Para revertir este proceso, es importante comenzar a planificar la ciudad de forma integral, con un concepto de identidad propia y de visión a futuro con una vocación turística que le permita atraer ingresos. Pero no solo turismo de playa, sino también turismo cultural y turismo naturalista donde el epicentro sea la gente. Para ello, es fundamental tener una ciudad más inclusiva y equitativa.


Con el fin de concretar esta estrategia, el equipo de especialistas de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID que trabaja en Cumaná está definiendo algunos proyectos:


1. Conectar la ciudad y fomentar el turismo

Algunos de los activos ambientales más importantes de Cumaná se ubican en la periferia de la ciudad. Conectar estas áreas de gran valor–y la parte turística que las rodea–con el centro de la ciudad será clave para fomentar el turismo y distribuir mejor los ingresos provenientes de él.


Hoy en día existe un gran espacio infrautilizado–el antiguo aeropuerto–ubicado estratégicamente entre la Laguna de los Patos y el casco central. Este es un espacio de oportunidad para crear un parque lineal que pueda vertebrar internamente la ciudad.


2. Preservar los activos físicos y naturales para las generaciones futuras

Otro gran espacio lineal infrautilizado es el ámbito del río Manzanares. A pesar de discurrir por pleno centro histórico–hace 400 años las casas terminaban en el río–hoy en día existe una vía de tráfico de cuatro carriles que actúa como una frontera segregándolo y desconectándolo de la ciudad.


Muchas urbanizaciones han ido ocupando sus riberas y además está lleno de basura. Este proceso hay que revertirlo, limpiando y preservando el mismo, cuidar su arborización, haciendo un paseo por todo su recorrido, contando la historia de lo que es el río y sus diferentes canales, saber cómo nace, cómo funciona y cómo debería ser manejado.

Berges du Rhone, Francia
3. Conservar el patrimonio histórico y cultural

Si bien Cumaná cuenta con todos los activos naturales y culturales de excelencia para ser un destino de turismo sostenible, es importante que el centro histórico tenga una gran calidad ambiental y humana. Es fundamental que sea un lugar habitado, que se mantengan los residentes y vecinos del centro histórico, que se controle la vialidad, el transporte público y las caminerías. Para ello, hay que tomar una serie de decisiones contra el vehículo–el invasor–regulando el tráfico, la velocidad, las zonas de carga y descarga, el estacionamiento, etc. Las reglas de juego tienen que cambiar: el dueño del espacio no puede ser el vehículo.


4. Reduccir los factores de riesgo

Otro espacio estratégico de la ciudad es el cerro Pan de Azúcar. Actualmente tiene una serie de conflictos porque muchas familias han ido ocupando y consumiendo gran parte de él, especialmente en los bordes. Esto está generando una grave degradación medioambiental y condiciones de riesgo para sus habitantes.


Es primordial generar un cordón verde paisajístico alrededor del cerro que permita el control de los asentamientos urbanos y que fomente el relacionamiento de la ciudad con el mismo.

Alicante, España
Alicante, España
5. Construir una visión futura de ciudad

Es esencial que Cumaná comience a generar actuaciones específicas sobre sus diferentes ámbitos que estén alineadas a la visión futura de ciudad que quieren sus habitantes. Que Cumaná sea bella y turística, que sus calles estén lindas, y que la gente visite y se impresione con la ciudad y su gente.






 
Fuente: BID