martes, 19 de abril de 2016

Holanda prohibirá en 2025 los coches de gasolina y diésel

La era del petróleo llega a su fin. Al menos en los Países Bajos. En menos de 10 años, Holanda quiere prohibir que los coches diésel y gasolina circulen por sus carreteras.
La ambiciosa medida, propuesta por el Partido del Trabajo (PvdA), ha sido apoyada por la mayoría de los diputados del Tweede Kamer, la cámara baja del parlamento.
Si finalmente se llega a aprobar esta propuesta, en el 2025 se prohibirá la venta de cualquier vehículo impulsado por combustibles fósiles y solo se permitirá la de los coches eléctricos.
De ser aprobada, la propuesta del Partido del Trabajo supondría la prohibición de todo coche no eléctrico a partir de 2025.

Los vehículos impulsados por diesel y gasolina que ya circulan por las carreteras podrán hacerlo hasta su completa avería. Con esta moción no solo se beneficiarán los conductores. Los productores de vehículos eléctricos deberán incrementar su producción y el estigma de los vehículos eléctricos será eliminado con el tiempo.
Actualmente, Holanda no es uno de los países europeos con mejor nivel de eficiencia energética. De hecho, es uno de los que registra un mayor contenido de carbono en la atmósfera de toda la Unión Europea. Las energías renovables representan solo un 5% de la capacidad de generación energética del país,  mientras que el petróleo cubre un 42% de las necesidades. El gobierno quiere dar un vuelco a esa proporción.
Actualmente, un 9,6% de los coches que circulan por las carreteras de los Países Bajos son eléctricos.

Según los defensores de la medida, los vehículos eléctricos tienen sin duda un potencial real.
"Para las personas que no están concienciadas sobre los coches eléctricos, hay algunos mitos", asegura Joel Levin, director ejecutivo de Plug in America, una organización educativa que defiende el uso de los coches eléctricos.
Muchas personas tienen la idea de que los vehículos eléctricos son caros, lentos, inseguros y nada prácticos. Lo cierto es que los coches eléctricos pueden llegar a ser igual de asequibles que los tradicionales, su autonomía se acerca cada vez mas a los de gasolina, y a la larga el ahorro es mayor ya que al no tener motor de combustión, en caso de avería solo necesitarían cambiar elementos como frenos o baterías.
Además, la carga del automóvil se puede realizar en casa. "La gente que se preocupa por quedarse sin carga son los mismo que se suelen quedar tirados sin gasolina", declara Levin.
Actualmente, por las carreteras de los Países Bajos, un 9,6% de los coches que circulan son eléctricos. Una cuota que no está nada mal pero que aún se halla lejos del 23% de Noruega.

Fuente: PlayGround