jueves, 24 de noviembre de 2016

El Genocidio Fueguino: la masacre del pueblo selk’nam

Foto: Familia Selk’nam fotografiada a principios del siglo XX.
Por Luciano Andrés Valencia - El 25 de noviembre se cumplen 130 años de una masacre llevada a cabo por militares argentinos contra indígenas selk’nam. Ese día la provincia de Tierra del Fuego celebra el “Día del Aborigen Fueguino”, pero en los últimos años se ha alzado voces que reclaman que se conmemore el “Día del Genocidio Selk’nam”, para recordar las matanzas ocurridas entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX.
   El pueblo selk’nam es originario de la Isla Grande de Tierra del Fuego, tanto del lado ocupado por el Estado argentino como del chileno. Según informantes indígenas, el nombre significa “clan de la rama separada”. Eran llamados “Onas” por otros pueblos originarios de la isla, que significa “Hombres de a pie” o “Gente del Norte” en lengua yamana. Esta denominación también fue utilizada por europeos y criollos.
   Los primeros selk’nam provinieron de grupos nómades continentales de la Patagonia Meridional, que cruzaron a territorio fueguino antes de que se constituyera en una isla hace 10 mil años. Al término de la última glaciación se produjo la separación definitiva entre el istmo fueguino y el continente.
   El predicador británico Lucas Bridges los describió de la siguiente manera: “La tribu de los onas habitaban en el interior así como en la parte norte y oriental de la isla principal, pero en ocasiones algunos de estos individuos penetraba en la región de los yaganes hasta llegar al extremo este del Canal de Beagle. Sus únicas armas eran arcos y flechas. Vivían casi exclusivamente de carne de guanaco. Se vestían con las pieles de estos animales y los utilizaban para arreglar sus refugios” (1).
   Habitaban en territorios conocidos como “haruwen” (nuestra tierra) que era la base de su organización social. Sus linajes eran patrilineales exogámicos y patrilocales en cada haruwen. Algo que llamó la atención a Bridges era que “no tenían jefes hereditarios ni electivos, pero los hombres que sobresalían por su habilidad casi siempre se convertían de hecho en dirigentes. Sin embargo uno podía ser jefe hoy y otro mañana” (2).
   El etnólogo Martín Gusinde señalaba a principios del siglo XX que “aunque los selk’nam constituyen una sola tribu, se subdividen en tres grupos locales”. Esta división la atribuyó a factores económicos y a las particularidades del terreno (3). Hoy se considera que existieron tres parcialidades: 1) parika: pamperos del norte; 2) herska: de los bosques del sur; y 3) chonkoyuka: en las serranías frente a la Bahía Inútil, Chile. También hay que considerar a la etnia Haush, que Bridges consideraba “Onas del Este”.
Familia Selk’nam fotografiada a principios del siglo XX.
   En 1520 la expedición de Hernando de Magallanes costeó la Isla antes de penetrar por el estrecho que conecta el Atlántico con el Pacífico. Allí divisaron las enormes fogatas que realizaban los selk’nam, por lo que denominaron a la isla “Tierra del Fuego”. Hubo contactos fugaces con las expediciones de Pedro Sarmiento de Gamboa (1584) y de los hermanos Bartolomé y Gonzalo García Nodal (1619). En 1711 ancló en la Bahía Buen Suceso un jesuita integrante de una exploración y dijo que sus habitantes eran “gente bastante dócil” y que “no sería difícil instruirlas”. En 1769 también pasó por ahí el marino británico James Cook. Esta sería la primera de una serie de expediciones británicas que se llevarían a cabo durante el siglo XIX interesadas en estudiar las riquezas que podían explotarse en la isla. Incluso hay registros de secuestros de pobladores originarios selk’nam, yamanas (o yaganes) y kawesqar (o alakaluf) para ser llevados a Europa. Algunos fueron recluidos en los terribles “Zoológicos Humanos”, como el que se realizó durante la Exposición Universal de París en 1889 (4).
   La Isla fue atravesada por la conquista directa de los Estados chileno y argentino. No hubo una experiencia colonial previa y gradual que diera acceso a negociaciones, acomodamientos y reestructuración de la comunidad y de sus vínculos con los conquistadores (5). El usufructo de la isla comenzó en el lado chileno con la explotación de Oro en 1881 y la instalación de estancias ovinas en 1884. En 1884 el Estado argentino fundó la Subprefectura de Ushuaia.
   Para entonces se calcula que el número de selk’nam era de 3500 o 4000 personas según estimaciones de Gusinde. El Boletín Salesiano censaba de 2000 a 3000 personas en 1887. Cifras similares daba la Gobernación de la provincia chilena de Magallanes, de la que depende el lado oeste de la isla. La antropóloga Anne Chapman calcula entre 3500 y 4000 personas para 1880 cuando comenzó la ocupación (6).
   Las primeras masacres contra los selk’nam fueron llevadas a cabo por las expediciones mineras, que llegaron luego de que en 1879 se descubrieran yacimientos auríferos en los principales ríos fueguinos. Es emblemático el caso del minero rumano Julius Popper, que en la década de 1880 comenzó a buscar oro en la isla y protagonizó varios enfrentamientos con los selk’nam a los que persiguió para matarlos y robar sus pertenencias con las que formaba colecciones. La perversidad de Popper llegó hasta el punto de realizar un Álbum Fotográfico en el que puede observarse la secuencia completa de una masacre perpetrada junto con un grupo de hombres armados contra un poblado en la Bahía de San Sebastian (7). Algunas de estas fotografías fueron dedicadas al presidente argentino Miguel Juárez Celman.
   El 5 de marzo de 1887 Popper expuso ante el Instituto Geográfico Argentino de Buenos Aires. En esa oportunidad relató un supuesto enfrentamiento con los selk’nam, en donde su expedición salió inmune de las flechas que les arrojaron. No así los selk’nam que fueron masacradas por los winchester de los hombres de Popper.
   Popper llegó a formar un verdadero Estado en la isla, que contaba con monedas de oro de 1 y 5 gramos acuñadas de manera artesanal. Más tarde esas monedas fueron impresas en la Casa de la Moneda de la Nación. Mientras en el territorio argentino regía el Peso, en Tierra del Fuego se utilizaba el “Popper”. Cuándo emitió estampillas por valor de 10 centavos el Estado Argentino le realizó un juicio. Sin embargo nunca fue juzgado por el asesinato de los selk’nam.
Una de las imágenes de Popper en donde se puede ver a un selk’nam asesinado.
   Contemporánea a la presencia de Popper. se produjo una expedición a cargo del oficial argentino Ramón Lista en 1886. En esa oportunidad se llevó a cabo la primera masacre documentada. El 25 de noviembre los hombres de Lista encontraron a un joven selk’nam armado con un arco y lo mataron de 28 balazos. Mas tarde se toparon con un grupo al que intentaron capturar, pero al resistirse Lista ordenó a sus hombres que abrieran fuego. Como resultado fueron asesinados 27 selk’nam. Tras esta masacre Lista fue premiado por el Estado argentino con el cargo de Gobernador del Territorio Nacional de Santa Cruz, que le fue concedido al año siguiente. También lleva su nombre una localidad santacruceña.
   La gestación de la gran propiedad ganadera sería el desencadenante de las mayores matanzas contra los pueblos originarios fueguinos. En 1884 el Estado chileno concedió 123 mil hectáreas a la firma Wehrhahn y Compañía. Hacia 1890 concedió 1 millón de hectáreas en arrendamiento por un plazo renovable de 20 años a José Nogueira. Esta concesión junto con otra ya otorgada de 350 mil hectáreas a Nogueira y su cuñado Mauricio Braun serían la base de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego (SETF), fundada en 1893. En la década de 1890 también comenzó la explotación ganadera ovina en el lado argentino. Entre 1897 y 1899 Mauricio Braun y su suegro el asturiano José Menéndez adquirieron las mejoras tierras para la actividad pastoril.
   Para 1894 todos los lugares históricamente ocupados por los selk’nam (paraderos de caza, haruwen, lugares de ceremonia y tránsito) estaban en manos de estancieros. Además la llegada de ovinos significó el fin del guanaco, que comenzó a ser cazado para que no compitiera por las pasturas con el ganado de las estancias. Acosados por el hambre, los selk’nam comenzaron a cazar “guanaco blanco” (ovejas) lo que significó la agudización de los enfrentamientos entre pueblos originarios y “koliot” (expresión selk’nam para referirse a los invasores de sus territorios ancestrales).
   La capacidad productiva y la solvencia de las estancias, debido a su desarrollo económico y las inversiones que llegaban desde Gran Bretaña, generó una situación en la que el Estado quedó anulado. Lo privado superaba la autoridad de lo público. Los propietarios de la SETF se erigieron como máxima autoridad de la isla y como abastecedores del Estado, tanto de tierras como de suministros de luz, alimentos, cabalgaduras, forrajes, caminos, comunicaciones, etc. La Policía pasó a cumplir un rol de guardianes de los establecimientos, y muchas cosas imprevistas se resolvían con la intervención del propietario (8).
   Dueños absolutos de la isla, los grandes estancieros llevaron a cabo la mayor parte de las matanzas contra el pueblo selk’nam. A la sociedad Braun-Menéndez le podemos atribuir el título de “autores intelectuales” del genocidio. Ellos fijaron un precio por cada indígena asesinado. Pagaban una libra esterlina por cada oreja de adulto y media libra por orejas de niños. Pero al ver vagando indígenas sin orejas comenzaron a cotizar por cabezas, testículos y corazones.
Mauricio Braun y José Menéndez, genocidas del pueblo selk’nam.
   Uno de sus capataces, el escocés Alexander Mc Lennan, a quién apodaban “Chancho Colorado”, fue famoso por sus “cacerías humanas”. En una ocasión encontró una ballena muerta en la Playa de Springhill y la envenenó con altas dosis de estricnina. Luego de alimentarse de ella, murió la mayor parte de una comunidad selk’nam.
   En otra ocasión hizo creer a la comunidad que cesarían las persecuciones y les devolverían parte de sus tierras. Para sellar el acuerdo les ofreció un banquete en la Playa de Santo Domingo. Luego de la comida, en donde se sirvió abundante alcohol, los hombres de Mc Lennan los tirotearon matando a 300 personas.
   A partir de entonces otras estancieros -Rodolfo Stubenrauch, Peter Mc Clelland- copiaron los métodos de Braun-Menéndez. A comienzos del siglo XX una comunidad resistió en Punta Alta el asedio de los estancieros y sus matones durante un día hasta que sucumbieron. En otra oportunidad un buscador de oro italiano encontró el cadáver de 80 selk’nam que había sido tiroteados.
   El escritor Eduardo Belgrano Rawson se refirió a estas masacres en su novela Fueguia. En ella se narra la historia de una familia que debe huir de los “cazadores de indios” pasando por el “Imperio de las Ovejas” de los estancieros británicos (9).
   Hubo algunas voces de misioneros salesianos que reclamaron el fin de las matanzas ante los gobiernos argentino y chileno. En los juicios realizados en la provincia de Magallanes se comprobó que las matanzas eran una práctica sistemática, pero las condenas recayeron solo sobre sus ejecutores directos que quedaron libres a los pocos meses. Esto muestra la complicidad de los poderes de ambos Estados con los estancieros en la consumación del genocidio.
   Otros testimonios relatan que entre la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del XX se realizaban “prácticas de tiro” desde los barcos usando como blanco los selk’nam que se divisaban en la costa. Se ignora cuántos pudieron haber muerto de esta forma.
   El paso final consistió en la reclusión de los indígenas sobrevivientes en colonias o en las Misiones Salesianas, como la de La Candelaria – que funcionó cerca de la actual localidad de Río Grande entre 1893 y 1947-, y la de la Isla Dawson -fundada en 1888- en el lado chileno. Allí sucumbieron en gran cantidad debido a la viruela, la tuberculosis y otras enfermedades de origen europeo para las que no contaban con defensas. Entre 1900 y 1902 se registraron 223 defunciones en La Candelaria, 99 de las cuáles (44,39%) se debieron a la tuberculosis (10). En la Isla Dawson murieron mas de 800 selk’nam. La alimentación en estas misiones consistía principalmente en harina, fideos, arroz, porotos, azúcar, papa y te. Esta dieta alta en carbohidratos, con contraste con la que llevaban, puede haber afectado su salud y predisponer la alta tasa de mortalidad.
   Lucas Bridges también señala los estragos que causó el alcoholismo, introducido por los europeos, en la comunidad selk’nam (11).
   Consumado el genocidio, se pretendió decretar la “extinción de la raza selk’nam”, como un intento de evitar los reclamos territoriales de los sobrevivientes y sus descendientes. Los sectores hegemónicos crearon un discurso supuestamente científico en donde se señalaba que los selk’nam eran un pueblo cazador y recolector con movilidad terrestre. En base a esto se consideraba que los últimos “representantes puros” de esta etnia murieron en la década de 1960 y 1970 -la historia oficial considera a Angela Loij, muerta en 1974, como “la última selk’nam”-, y algunos descendientes mestizos que “aun portaban esa cultura” dejaron de existir en la década de 1980. A este discurso adhería la famosa antropóloga franco-estadounidense Anne Chapman -que tituló uno de sus libros sobre los selk’nm: El fin de un mundo-, y está presente en las publicaciones oficiales de la Provincia de Tierra del Fuego y en la obra de numerosos investigadores (12).
   En oposición a este discurso han surgido numerosas personas que se reconocen como Selk’nam, aunque no practiquen la caza y recolección ni habiten en haruwen, como pretenden estas visiones estáticas de los pueblos originarios. En los últimos años han creado asociaciones -como la Casa de Extensión Cultural Rafaela Ishton en la provincia argentina de Tierra del Fuego- en donde se nuclean y llevan adelante sus reclamos.
   El genocidio selk’nam constituye un delito de lesa humanidad que permanece impune hasta la actualidad, y del que son responsables los Estados argentino y chileno, junto con las sociedades explotadoras que lo ejecutaron. En actualidad la Sociedad Anónima Exportadora e Importadora de la Patagonia, fundada por la familia Braun- Menéndez en 1908, es propietaria de 160 sucursales de supermercados en todo el país. Mientras los descendientes de los ejecutores continúan obteniendo ganancias millonarias a partir de las tierras obtenidas por el genocidio, los descendientes de las víctimas y sobrevivientes continúan reclamando justicia y reparación territorial por las matanzas ocurridas en el extremo más austral de nuestra América.

Notas:

(1) Bridges, Lucas; El Ultimo Confín de la Tierra, Buenos Aires, Emece, 1952, p. 54.
(2)  Bridges, Lucas; El Ultimo Confín…, p. 220.
(3) Gusinde, R.P. Martín; Los Fueguinos, Ediciones del Cardo, 2003, p. 53.
(4) Vicat, Mariana; Caciques Indígenas Argentinos, Buenos Aires, Ediciones del Libertador, 2008, pp. 193- 195.
(5) Casali, Romina y Guichon, Ricardo; “Los selk’nam en la Misión de La Candelaria: aportes historiográficos al proceso de contacto en el norte de Tierra del Fuego desde un abordaje interdisciplinario”, en: Celton, Dora; Guirardi, María y Carbonetti, Adrián (coord); Poblaciones Históricas: fuentes, métodos y lineas de investigación, Rio de Janeiro, Asociación Latinoamericana de Población, 2010, pp. 511- 512.
(6) Chapman, Anne; Fin de un mundo. Los Selk’nam de Tierra del Fuego, Santiago, Taller Experimental Cuerpos Pintados, 2002, p. 22.
(7) Algunas fotografías de la secuencia se puede ver en el siguiente enlace: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/16495164/Un-demonio-llamado-Popper.html.
(8) Casali, Romina; “Relaciones interétnicas en Tierra del Fuego: el rol de la misión salesiana La Candelaria (1895- 1912) en la resistencia selk’nam”, Revista de Estudios Marítimos y Sociales, Nº 5/6, 2012/2013, p. 107.
(9)Rawson, Eduardo Belgrano; Fueguia, Buenos Aires, Sudamericana, 1993.
(10) Casali, Romina y Guichon, Ricardo; “Los selk’nam en la Misión de La Candelaria…”, p. 504.
(11) Bridges, Lucas; El Ultimo Confín…, p. 135 y otras.
(12) Sobre este tema se puede consultar a Méndez, Patricia María; “La extinción de los selknam (onas) de la Isla de Tierra del Fuego. Ciencias, discurso y orden social”, Gazeta de Antropología, Nº 28 (2) artículo 5, 2012.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Noruega, un destino frío para los inmigrantes hispanos

Publicado el 13 de noviembre de 2012 - En medio de la recesión que vive España y otros países del sur de Europa, muchos trabajadores emigran hacia los Estados del norte, que muestran índices económicos más favorables. Sin embargo, al llegar no encuentran un futuro mejor.

Noruega, por ejemplo, tiene la segunda renta per cápita más alta del mundo y la tasa de paro que ronda tan solo el 3%, y a primera vista parece una mina de oportunidades para los inmigrantes.
Así lo entendió Milena Amaya. Ahogada por la crisis económica española, esta colombiana que antes vivía en Barcelona se vio en la necesidad de migrar otra vez sola, con dos hijos, y sin saber inglés ni noruego. Gracias a un contacto personal, encontró trabajo en un pequeño restaurante. “Es duro porque no es tan fácil como lo ves desde la televisión”, explica la inmigrante.
Noruega es un país con tradición receptora de emigrantes desde los años 60. Comunidades de pakistaníes, polacos o somalíes llegaron a este país para encontrar un futuro mejor. Un hecho que se repite ahora para miles de inmigrantes de Europa del sur por la crisis que asola el viejo continente. Aunque algunos temen que el remedio pueda ser peor que la enfermedad.
"Nadie te firma un contrato. Trabajas una hora por aquí y luego media por allí"
Con casi un año en Oslo, Juan Peña Barrionuevo, inmigrante español, se ha visto obligado a acudir a organizaciones solidarias para subsistir. No encuentra empleo fijo, y su falta de conocimiento de inglés y noruego es el mayor obstáculo a esto. Sobre sus hombros pesan tres bocas que alimentar. Afirma que hay un abismo entre lo que se dice sobre Noruega en Internet y lo que realmente pasa en el país: “Nadie te firma un contrato. Trabajas una hora por aquí y luego media por allí”.
Según algunos migrantes, lo más difícil es entrar en la rueda del sistema noruego porque las barreras no son solo lingüísticas. Un estudio de la Universidad de Bergen resalta que a pesar de que las compañías noruegas invitan en su política de empresa a ser más diversas, no siempre lo cumplen.
“Las empresas parecen dar más importancia a que los candidatos tengan los mismos valores y objetivos de la compañía frente al tipo de cualificación del candidato, lo que hace que sea muy negativo para el inmigrante”, comenta la investigadora Jori Horvierak. 
“A las compañías noruegas no les gusta asumir riesgos. Saben lo que pueden obtener cuando contratan a noruegos, pero no cuando contratan a inmigrantes. Yo soy empresario y me pasa lo mismo”, confiesa un empresario local. Por su parte, el Gobierno tiene asumido que la integración es una asignatura pendiente en el país. Una realidad que una parte de la población conoce y rechaza.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Calculan impacto de aumento del nivel del mar en ciudades costeras

Un equipo internacional de investigadores estimó el impacto del aumento del nivel del mar en las ciudades costeras de todo el mundo, publica hoy la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.
Mediante múltiples simulaciones de clima global, los expertos esbozaron el primer intento serio de tener en cuenta múltiples factores al hacer predicciones sobre el aumento del nivel del mar en todo el planeta.
Contrariamente a lo que podría parecer obvio, el nivel del mar no sube de manera uniforme: los niveles pueden aumentar más en partes de Asia, o a lo largo de la costa de California, en Estados Unidos; esas diferencias se deben a factores como las corrientes oceánicas y la ubicación del hielo de fusión.
Así, a medida que el planeta se calienta y se derrite más hielo, lo que resulta en niveles más altos del mar, algunas áreas costeras verán niveles más elevados que otros.
En este nuevo esfuerzo los investigadores buscaron predecir cuánta subida del mar experimentarán probablemente las ciudades costeras individuales mientras las temperaturas globales alcanzan dos puntos de referencia -dos y cinco grados celcius- más altos que los niveles preindustriales.

A vigilar las propiedades costeras: se viene el mar

“El aumento del nivel del mar es una de las mayores amenazas, si no la mayor, para la prosperidad socioeconómica del planeta”, dijo Benjamin Horton, profesor del Departamento de Estudios Marinos y Costeros de la Universidad Rutgers.

Los climatólogos advierten desde hace mucho tiempo sobre un aumento del nivel del mar en tanto el calentamiento global funde los glaciares del mundo. Sin embargo, si bien el nivel ha venido creciendo alrededor de 3,5 milímetros por año, el ritmo del incremento ha fluctuado, lo que lleva a algunos a dudar de las advertencias y, en líneas generales, del impacto de aumentar las emisiones de carbono.
Nuevos datos de un estudio publicado en Scientific Reports sugieren que los científicos tenían razón y que las mediciones satelitales se han visto distorsionadas como consecuencia de la erupción en 1991 del Monte Pinatubo en Filipinas.
Se estima que la erupción volcánica, la segunda mayor del siglo XX, ha lanzado casi 20 millones de toneladas de dióxido de azufre a la estratósfera, lo que ha reducido las temperaturas globales alrededor de 1 grado Fahrenheit (-17,2 grados centígrados) entre 1991 y 1993 debido a que partículas de gas y polvo bloquearon la radiación solar e hicieron bajar el nivel del mar. Los investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de los Estados Unidos (NCAR por la sigla en inglés), la Universidad de Colorado en Boulder y la Universidad Old Dominion utilizaron modelos para calcular el impacto de la erupción del Pinatubo y determinaron que el nivel del mar bajó unos 6 milímetros.
La confusión reside en el momento. El descenso de 6 milímetros se produjo inmediatamente después de comenzadas las mediciones satelitales del nivel del mar, en 1993, seguido de una recuperación del nivel del mar. Desde la perspectiva actual, da la impresión de que el ritmo del aumento no se ha intensificado respecto de las últimas décadas. En realidad, parece que hubiera disminuido. Si se excluyera la erupción, el seguimiento satelital mostraría una clara aceleración del ritmo, concluyen los investigadores.
El Pinatubo “no afecta la tendencia general entre los dos extremos, pero afecta la forma en que se estima la aceleración debido al patrón de aumento en ese intervalo”, dijo John Fasullo, científico del NCAR que dirigió el estudio.

La mayor amenaza

El estudio, que financiaron la NASA, el Departamento de Energía de los Estados Unidos y la Fundación Nacional de Ciencias, usó registros históricos de mediciones de las mareas, empleados antes que los satélites para estimar los niveles del mar, y utilizó el Community Earth System Model del NCAR 40 veces con diferentes condiciones iniciales. Para evaluar el impacto de la erupción del Monte Pinatubo, los investigadores usaron otro modelo de simulacro que omitió las partículas que los volcanes enviaron a la atmósfera. Luego compararon ambos datos.
Otras erupciones volcánicas recientes no han tenido mayor impacto en el nivel del mar debido a las condiciones específicas necesarias para bajar la temperatura global, dijo Benjamin Horton, un profesor del Departamento de Estudios Marinos y Costeros de la Universidad Rutgers, que no participó en el estudio. Horton es autor de un estudio publicado en febrero que indica que el aumento del nivel del mar en el siglo XX fue más rápido que en cualquiera de los anteriores 27 siglos.
“El aumento del nivel del mar es una de las mayores amenazas, si no la mayor, para la prosperidad socioeconómica del planeta”, dijo.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Reciclaje


El reciclaje es un componente clave en la reducción de desechos contemporáneos y es el tercer componente de las 3R (Reducir, Reutilizar, Reciclar).
Para el público en general, reciclar es el proceso mediante el cual productos de desecho son nuevamente utilizados. Sin embargo, la recolección es sólo el principio del proceso de reciclaje.
Una definición bastante acertada nos indica que reciclar es cualquier "proceso donde materiales de desperdicio son recolectados y transformados en nuevos materiales que pueden ser  utilizados o vendidos como nuevos productos o materias primas".
Otra definición diría que "es un proceso que tiene por objeto la recuperación, de forma directa o indirecta, de los componentes que contienen los residuos urbanos".
Para la Real Academia Española, reciclar es "someter repetidamente una materia a un mismo ciclo, para ampliar o incrementar los efectos de este".

Consignas

   1. ¿Qué se entiende por reciclar?

   2. ¿Es lo mismo reducir, reutilizar y reciclar? Explicar el ciclo de las 3R.
 
   3. ¿Qué se puede reciclar?

   4. ¿Qué cosas del medio ambiente podrían ser recicladas?

   5. ¿Qué utilidad se les podría dar a las mismas?

   6. ¿Qué beneficio trae al medio ambiente el reciclado de diferentes materiales?

   7. ¿Qué tipos de energías contaminan el medio ambiente?

   8. ¿Qué tipos de energías no contaminan el medio ambiente?
 
   9. ¿Qué significan las flechas del siguiente dibujo?

   10. Explicar ¿qué colores permiten diferenciar los diferentes materiales en los tachos de basura?

   11. ¿Qué es el biodiesel? ¿cómo se obtiene y cuál es su utilidad?

   12. Elaborar una actividad de reciclaje para llevar a cabo y presentar en la clase siguiente.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Cómo Bolivia construyó su propio orden económico

Por Alfredo Serrano Mansilla (*) - Bolivia camina por su propio carril. Este año acabará con un crecimiento del PIB por encima del 4,5%. En un momento de contracción económica mundial, de vientos en contra, el país andino crece sostenidamente. ¿Por qué? La razón es bien sencilla: Evo Morales no confió jamás en los ciclos de la economía mundial.

Desde el inicio de su mandato en el año 2006, Bolivia construyó un orden económico propio. En absoluto autárquico ni desconectado del mundo. Todo lo contrario: un modelo económico vinculado con el exterior pero en forma soberana e inteligente. Lo primero fue la nacionalización de los hidrocarburos, fundamental para edificar una casa propia. Justa en clave social y eficaz en materia económica. Se rompe así el mito de que cualquier nacionalización merma capacidad de crecimiento. Bolivia multiplicó su PIB nominal por cuatro en este tiempo. Y aún continúa en su ciclo largo de crecimiento pese a la coyuntura internacional.
A medida que el gobierno de Evo fue repotenciando el papel del Estado en la economía, tampoco huyeron las inversiones extranjeras directas ni hubo fuga de capitales. El ahorro interno creció a niveles históricos. Hoy en día Bolivia presume de tener reservas (38% PIB) para afrontar efectivamente el actual 'shock' externo negativo. Pero no es únicamente ahorro público, también hay un significativo crecimiento del ahorro privado. En total, contemplando todas las fuentes, Bolivia posee un ahorro de 48.000 millones de dólares. Muy por encima de su PIB (38.000 millones de dólares). Lo que le permite apalancar inversiones productivas para los próximos años. Tiene colchón suficiente para sortear la restricción externa.
Bolivia optó por una economía eficazmente precavida. No arrastrada por los vaivenes de los precios de las materias primas. Supo construir su cinturón de seguridad sin necesidad de sacrificar derechos sociales. Lo hizo gracias a una deliberada intención de conformar un mercado interno. La redistribución de la riqueza, además de satisfacer principios de justicia social, fue indispensable como método para ampliar la demanda interna. El consumo creció gracias a un incremento de los ingresos a lo largo de toda la distribución. Las políticas activas de empleo y los programas sociales para niños (Bono Juancito Pinto), mayores (Renta Dignidad) y mujeres embarazadas (Bono Juana Azurduy) fueron cruciales para este logro. Según el propio Banco Mundial, Bolivia es campeón planetario en mejorar los ingresos para el 40% de la población más pobre. El país se fue desendeudando socialmente sin mayor endeudamiento financiero; la deuda pública actualmente es del 19% del PIB. Y además, la inversión pública no paró de crecer pasando de 879 millones de dólares en 2006, a los 6.396 millones de dólares proyectados en los Presupuestos Generales del Estado para 2016. Este aumento de la inversión pública ha llegado hasta el punto que la formación bruta de capital fijo es mayor hoy en día que el volumen destinado a los salarios públicos.
La política económica boliviana no obedece a ningún manual. Tomó su propio camino mezclando un poco de todo con muy buenos resultados macroeconómicos. Tras ello, existe una indudable explicación: la política. Este éxito económico es fruto de una buena gestión técnica sometida a criterios políticos acertados e innegociables. Ejemplo de esto fue el serial de nacionalizaciones que Evo decidió a lo largo de esta década. En el sector minero, el Estado en promedio se queda con el 50-55% del excedente generado; en el sector hidrocarburífero, con el 85-93%. Se demuestra así que las decisiones políticas a favor de las mayorías no están reñidas con la eficacia económica. En el caso boliviano, la bonanza macroeconómica no viene acompañada de malestar microeconómico, ni austeridad social. Se impone la 'evoconomía': llegar a la meta pero sin rezagados ni excluidos. 

(*) Actual Director Ejecutivo del Centro Estratégico Latinoamericano Geopolítico (CELAG), doctor en Economía por Universidad Autónoma de Barcelona (España). Postdoctorado en Université Laval (Québec, Canadá). Asesor de Telesur para Economía y Geopolítica en América Latina. Actual Director de la Línea Investigación Análisis Coyuntural y Desafíos Estratégicos de la Economía Venezolana, en el Grupo de Investigación Social Siglo XXI. Profesor de Posgrado y Doctorado en universidades internacionales (Universidad Mayor de San Andrés y Universidad Andina (Bolivia). Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). FLACSO Ecuador, Instituto Altos Estudios Nacionales (Ecuador), Universidad Magdalena (Colombia), en UNAM y CIAD (Universidad de Hermosillo) (México)). Investigador invitado Universidad de Buenos Aires (Argentina).

Fuente: RT

martes, 1 de noviembre de 2016

Brasil liberó millones de mosquitos transgénicos para combatir el dengue y el zika

Desde un criadero de huevos hasta millones de insectos que aletean antes de ser liberados en la naturaleza: la mayor fábrica de mosquitos genéticamente modificados del mundo abrió sus puertas esta semana en Brasil.
A unos 140 km de San Pablo, en la ciudad de Piracicaba, la firma inglesa Oxitec levantó esta planta con una capacidad de producción semanal de 60 millones de zancudos transgénicos, que tienen la misión de combatir el vector –el mosquito Aedes aegypti– de virus como el dengue y el zika.
La fábrica se abrió poco más de dos años después de que Oxitec instalara laboratorios en la cercana ciudad de Campinas y en Bahíapara estudiar la efectividad de esta nueva tecnología que desarrolla mosquitos defectuosos que viven menos tiempo.
Según la firma, en cinco pruebas de campo entre 2011 y 2014 tanto en Bahía como fuera del Brasil –Panamá y las islas Caimán–, la población de mosquitos salvajes de Aedes aegypti disminuyó en torno a un 90%después de la liberación de los congéneres modificados.
“Esta es la primera y mayor fábrica del mundo de mosquitos transgénicos ysu producción será enteramente para Brasil. Por ahora sólo comercializaremos en esta ciudad pero estamos conversando con varios municipios y estados”, declara a la AFP Hadyn Parry, presidente de Oxitec, que viajó hasta Piracicaba para la apertura de la planta.

Epidemias tropicales

Autoridades de Estados Unidos dieron luz verde provisionalmente en marzo a las pruebas de campo con estos mosquitos, pero el proceso para los tests y una eventual venta aún tienen mucho camino por delante.
En Brasil, Oxitec aún no ha obtenido el permiso de comercialización de parte de la autoridad sanitaria Anvisa, pero la Alcaldía de Piracicaba ya llegó a un acuerdo para desembolsar 3,7 millones de reales (en torno a 1,1 millones de dólares) por un total de 4 años.
En un primer momento serán liberados 10 millones de mosquitos por semana en esta ciudad de 360.000 habitantes.
El proceso arranca, sin embargo, sin que hasta ahora se hayan realizado estudios epidemiológicos en Brasil para comprobar que haya caído efectivamente la incidencia de dengue u otras enfermedades transmitidas por este mosquito, como la chicunguña o el zika.
Según estadísticas del Ministerio de Salud, hasta julio de este año Brasil registró 1,39 millones de casos de dengue tras el récord de 1,64 millones en 2015.
Con cuatro tipos distintos de virus, el dengue provoca un cuadro de fiebre muy alta y dolor muscular que puede ser mortal en su versión hemorrágica.
Hubo además en el período 174.000 casos de zika tras el brote epidémico de fines del año pasado en Brasil, que se expandió al resto de América Latina. El zika puede provocar una malformación congénita –la microcefalia– y se lo considera vinculado al síndrome de Guillain-Barré, una grave enfermedad neurológica.

¿Cómo funciona el mosquito?

Las amplias salas de la fábrica de Piracicaba replican el ambiente ideal de calor y humedad para la proliferación de mosquitos, desde la obtención de huevos, larvas y pupas.
Son los machos del linaje OX513A, desarrollado por Oxitec en 2002, los queserán liberados, mientras las hembras se guardarán para mantener la reproducción.
En la naturaleza estos machos copularán con las hembras salvajes y la prole, lejos del ambiente controlado de los laboratorios, morirá antes de llegar a la vida adulta, sin haberse reproducido.
Distintos grupos y figuras del ambientalismo han cuestionado, sin embargo, que no haya estudios de largo plazo sobre la liberación de insectos transgénicos ni estudios epidemiológicos sobre su efectividad, pero la bióloga Karla Tepedino, de Oxitec, desestima esas críticas.
“Un test epidemiológico demora mucho tiempo”, afirma.
“Existen tres factores esenciales para la transmisión de estas enfermedades: los mosquitos, los virus y los seres humanos. Lo que estamos haciendo acá es eliminar el mosquito, que transmite el virus. Acabamos con el vector, acabamos con la enfermedad”, resume a la AFP.
En el gigante sudamericano también se han puesto en práctica otras formas de combate, como la liberación en Río de Janeiro de mosquitos inoculados con la bacteria Wolbachia que bloquea el desarrollo del virus del dengue.
El Aedes aegypti es un mosquito muy adaptado a la vida de las ciudades, que prolifera en cualquier fuente de agua estancada, incluso un florero. Por eso, muchos expertos han apuntado que el deficiente manejo de estas aguas en Brasil, la precariedad de los servicios sanitarios o el almacenamiento de agua en los sectores más pobres del país también han contribuido a la explosión de estos virus.