miércoles, 9 de noviembre de 2016

Calculan impacto de aumento del nivel del mar en ciudades costeras

Un equipo internacional de investigadores estimó el impacto del aumento del nivel del mar en las ciudades costeras de todo el mundo, publica hoy la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.
Mediante múltiples simulaciones de clima global, los expertos esbozaron el primer intento serio de tener en cuenta múltiples factores al hacer predicciones sobre el aumento del nivel del mar en todo el planeta.
Contrariamente a lo que podría parecer obvio, el nivel del mar no sube de manera uniforme: los niveles pueden aumentar más en partes de Asia, o a lo largo de la costa de California, en Estados Unidos; esas diferencias se deben a factores como las corrientes oceánicas y la ubicación del hielo de fusión.
Así, a medida que el planeta se calienta y se derrite más hielo, lo que resulta en niveles más altos del mar, algunas áreas costeras verán niveles más elevados que otros.
En este nuevo esfuerzo los investigadores buscaron predecir cuánta subida del mar experimentarán probablemente las ciudades costeras individuales mientras las temperaturas globales alcanzan dos puntos de referencia -dos y cinco grados celcius- más altos que los niveles preindustriales.

A vigilar las propiedades costeras: se viene el mar

“El aumento del nivel del mar es una de las mayores amenazas, si no la mayor, para la prosperidad socioeconómica del planeta”, dijo Benjamin Horton, profesor del Departamento de Estudios Marinos y Costeros de la Universidad Rutgers.

Los climatólogos advierten desde hace mucho tiempo sobre un aumento del nivel del mar en tanto el calentamiento global funde los glaciares del mundo. Sin embargo, si bien el nivel ha venido creciendo alrededor de 3,5 milímetros por año, el ritmo del incremento ha fluctuado, lo que lleva a algunos a dudar de las advertencias y, en líneas generales, del impacto de aumentar las emisiones de carbono.
Nuevos datos de un estudio publicado en Scientific Reports sugieren que los científicos tenían razón y que las mediciones satelitales se han visto distorsionadas como consecuencia de la erupción en 1991 del Monte Pinatubo en Filipinas.
Se estima que la erupción volcánica, la segunda mayor del siglo XX, ha lanzado casi 20 millones de toneladas de dióxido de azufre a la estratósfera, lo que ha reducido las temperaturas globales alrededor de 1 grado Fahrenheit (-17,2 grados centígrados) entre 1991 y 1993 debido a que partículas de gas y polvo bloquearon la radiación solar e hicieron bajar el nivel del mar. Los investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de los Estados Unidos (NCAR por la sigla en inglés), la Universidad de Colorado en Boulder y la Universidad Old Dominion utilizaron modelos para calcular el impacto de la erupción del Pinatubo y determinaron que el nivel del mar bajó unos 6 milímetros.
La confusión reside en el momento. El descenso de 6 milímetros se produjo inmediatamente después de comenzadas las mediciones satelitales del nivel del mar, en 1993, seguido de una recuperación del nivel del mar. Desde la perspectiva actual, da la impresión de que el ritmo del aumento no se ha intensificado respecto de las últimas décadas. En realidad, parece que hubiera disminuido. Si se excluyera la erupción, el seguimiento satelital mostraría una clara aceleración del ritmo, concluyen los investigadores.
El Pinatubo “no afecta la tendencia general entre los dos extremos, pero afecta la forma en que se estima la aceleración debido al patrón de aumento en ese intervalo”, dijo John Fasullo, científico del NCAR que dirigió el estudio.

La mayor amenaza

El estudio, que financiaron la NASA, el Departamento de Energía de los Estados Unidos y la Fundación Nacional de Ciencias, usó registros históricos de mediciones de las mareas, empleados antes que los satélites para estimar los niveles del mar, y utilizó el Community Earth System Model del NCAR 40 veces con diferentes condiciones iniciales. Para evaluar el impacto de la erupción del Monte Pinatubo, los investigadores usaron otro modelo de simulacro que omitió las partículas que los volcanes enviaron a la atmósfera. Luego compararon ambos datos.
Otras erupciones volcánicas recientes no han tenido mayor impacto en el nivel del mar debido a las condiciones específicas necesarias para bajar la temperatura global, dijo Benjamin Horton, un profesor del Departamento de Estudios Marinos y Costeros de la Universidad Rutgers, que no participó en el estudio. Horton es autor de un estudio publicado en febrero que indica que el aumento del nivel del mar en el siglo XX fue más rápido que en cualquiera de los anteriores 27 siglos.
“El aumento del nivel del mar es una de las mayores amenazas, si no la mayor, para la prosperidad socioeconómica del planeta”, dijo.