miércoles, 18 de enero de 2017

Chilenos quieren tren de alta velocidad en frontera con Perú

Sólo funciona este autovagón
Un sector del empresariado chileno tiene interés en impulsar en Tacna la operación de un tren de alta velocidad que pueda trasladar pasajeros entre Tacna y Arica (Chile) en media hora. Así lo manifestaron ayer en el Consejo Empresarial Peruano-Chileno.
En Tacna funciona un autovagón que tiene capacidad para menos de 50 pasajeros y hace una ruta de 62 kilómetros hacia Arica en hora y media.
El peruano Emilio Rodríguez, empresario de Latam Peru, y el chileno Andrés Montero de Maltexco S. A. expresaron su desacuerdo con el informe que emitió el Ministerio de Economía y Finanzas peruano en noviembre del 2016, el cual señalaba que no era rentable la operación de un tren para el servicio masivo. Los empresarios argumentaron que las más de seis millones de personas que cruzan la frontera al año justifican impulsar el proyecto.


Fuente: La República

martes, 17 de enero de 2017

Arabia Saudita inicia su transición energética: invertirá 50.000 millones de dólares en renovables hasta 2023

Arabia Saudita comenzará a solicitar ofertas en las próximas semanas para la primera fase de un ambicioso programa de energía renovable que requerirá la inversión de entre 30.000 y 50.000 millones de dólares, ha anunciado el ministro de Energía, Khalid Al-Falih.

El mayor productor de la OPEP planea generar cerca de 10 gigavatios (GW) de energía renovable, principalmente solar y eólica, para el 2023, dijo en una conferencia de energía en Abu Dabi.
La primera licitación puede ser de 700 megavatios de capacidad con un coste de alrededor de 700 millones de dólares, de acuerdo con Roberto de Diego Arozamena, CEO  de la compañía saudí Abdul Latif Jameel Energy, que tiene previsto hacer una oferta para el contrato.
Arabia Saudita planea para el año 2030 producir el 70% de su energía a partir de gas natural y el 30% restante de energías renovables y otras fuentes, dijo Al-Falih. Lo que no dijo fue cuánta capacidad renovable licitará el país en las próximas semanas, ni cuántas plantas nucleares entrarán en funcionamiento.
El reino se halla con los exportadores de crudo luchando contra los déficits presupuestarios originados por la caída de los precios del petróleo de los dos últimos años. La construcción de más plantas de energía solar y el desarrollo de una industria nuclear forma parte de un plan más ambicioso que el príncipe Mohammed bin Salman anunció en abril para diversificar su  economía y no depender tanto de las ventas de crudo como principal fuente de ingresos públicos.
El objetivo de 10 gigavatios es “sólo el comienzo”, dijo Al-Falih. “En estos momentos no soy capaz pronosticar la capacidad renovable que alcanzaremos en 2050”.

Planes nucleares

La meta para aumentar la capacidad de las energías renovables en los próximos siete años es alcanzable, y el inicio del proceso de licitación es una señal de que Arabia Saudita se está tomando en serio lograr el objetivo, dijo De Diego Arozamena en una entrevista en Abu Dabi.
Khalid Al-Falih, ministro de Energía saudita.
Arabia Saudita también se está moviendo para desarrollar energía nuclear, sector en el que tiene la intención de construir dos reactores con una capacidad combinada de 2,8 GW, dijo Al-Falih. El país se encuentra actualmente en la etapa de ingeniería básica y de diseño de sus plantas nucleares.
La única planta solar del país en funcionamiento, además de un proyecto piloto más pequeño, es una instalación de 10 megavatios Saudi Arabian Oil Co., de propiedad estatal, conocida como Saudi Aramco. La eléctrica nacional, Saudi Electricity Co., está buscando ofertas por dos plantas para generar un total combinado de 100 megavatios.
Arabia Saudita antes tenía objetivos a largo plazo para la energía renovable, cuando los precios del crudo eran casi el doble de su nivel actual. Su programa solar inicial preveía invertir más de 100.000 millones de dólares en proyectos para producir 41 gigavatios de energía para el año 2040. En enero de 2015, el gobierno retrasó una década la fecha límite para cumplir con ese objetivo, argumentando que necesitaba más tiempo para evaluar la relevancia de estas tecnologías.
El programa solar actual de Arabia Saudita es viable, dijo Francesco Starace, director ejecutivo de la eléctrica italiana Enel, que quiere participar en proyectos de energías renovables allí. Arabia Saudita “no tiene ningún problema para conseguir financiación si las reglas básicas están bien definidas”, dijo en una entrevista en Abu Dabi.

martes, 10 de enero de 2017

El gigantesco iceberg que está a punto de separarse de la Antártica

La fotografía es de noviembre de 2016.
Está por convertirse en uno de los 10 icebergs más grandes jamás registrados y su tamaño equivale a más de la mitad de la isla de Puerto Rico.

Los científicos afirman que este enorme témpano de hielo está a punto de separarse de la Antártica, en el Polo Sur. Una grieta antigua creció de repente en diciembre del año pasado y, ahora, apenas 20 kilómetros de hielo mantienen unido al bloque de alrededor de 5.000 kilómetros cuadrados con el continente antártico. Larsen C, como se la conoce, es la plataforma de hielo que se encuentra más al norte de la Antártica.

Vulnerable

Un grupo de investigadores en Swansea, Gales, afirman que la pérdida de una pieza de ese tamaño dejará al resto de la plataforma de la Antártica vulnerable a rupturas futuras. Larsen C tiene unos 350 metros de espesor y flota en los mares al borde de la Antártida Occidental, frenando el flujo de glaciares menores. Los investigadores han estado siguiendo la grieta de Larsen C durante muchos años. Señalaron que la observan con "cierto temor" tras el colapso de la plataforma de hielo Larsen A, en 1995, y la ruptura repentina de la plataforma B de Larsen, en 2002.

La grieta es de unos 100 m de ancho, pero se estima que es de medio kilómetro de profundidad.
Los científicos no son los únicos en estar muy atentos a lo que allí sucede. El año pasado, investigadores del Proyecto Midas de Reino Unido advirtieron que la grieta de Larsen C crecía rápidamente.

En un par de semanas

Las observaciones del equipo de Gales señalan que, en diciembre del año pasado, la velocidad de crecimientode la brecha se aceleró y aumentó 18 kilómetros en sólo un par de semanas.
Lo que pronto podrá ser un iceberg gigantesco ahora es un bloque de hielo que cuelga del continente antártico por un "hilo" de tan sólo 20 kilómetros de largo.
La grieta es de unos 100 metro de ancho, pero se estima que es de medio kilómetro de profundidad.
"Si la separación no se produce en los próximos meses, me sorprenderé", afirmó a la BBC el profesor Adrian Luckman, uno de los investigadores de la Universidad de Swansea. "Está tan cerca de la ruptura que creo que es inevitable", añadió.El profesor Luckman señaló que el área que se separará será de unos 5.000 kilómetros cuadrados, un tamaño que hará de ese iceberg uno de los 10 más grandes que se han registrado.

Consecuencias

Los investigadores, sin embargo, dicen que se trata de un evento geográfico y no climático. Señalan que la grieta ha estado presente durante décadas, pero que se ha profundizado y extendido en este momento en particular.

La repentina ruptura de Larsen B, en 2002, continuó con la "espectacular" desintegración de esa plataforma.
Una de las hipótesis es que el calentamiento global pudo provocar la separación del iceberg, pero los científicos de Swansea dicen que no tienen ninguna evidencia directa para comprobar aquello. Lo que de verdad les preocupa a los investigadores es cómo la ruptura afectará al resto de la plataforma.
Mucho más considerando la forma "espectacular" en la que Larson B se desintegró en 2002 después de una ruptura similar. "Nosotros estamos convencidos, aunque otros no están, que la plataforma de hielo restante será menos estable que la que existe ahora", apuntó Luckman.

El nivel del mar

A medida que flote sobre el mar, el iceberg resultante de la ruptura no elevará el nivel de las aguas, explica el profesor. Sin embargo, si la plataforma se rompe aún más, podría dar lugar a glaciares que se hundan y toquen tierra. Este hielo no flotante sí tendría un impacto en el nivel del mar, señala Luckman. Según las estimaciones, si todo el hielo que Larsen C actualmente retiene se hunde en el mar, las aguas globales pueden aumentar hasta 10 centímetros. Hay pocas certezas en este momento de lo que pueda pasar, más allá de un cambio inminente en el contorno de la costa helada de la Antártica. "Las probables consecuencias podrían ser que la plataforma de hielo se derrumbara en unos años o décadas", indicó el profesor Luckman, "Será un gran cambio geográfico que cambiará el panorama de la región".

Fuente: BBC Mundo

miércoles, 4 de enero de 2017

Fascinación y escepticismo para un teleférico en las afueras de Ciudad de México

Una vista de Ecatepec de Morelos desde la Estación Mexicable #4. El Mexicable es una línea con siete
paradas que recorre poco más de cuatro kilómetros a través de un tramo de vecindarios pobres en una ladera
ECATEPEC DE MORELOS, México - Avanzar por encima del tráfico infernal de Ciudad de México normalmente es una prerrogativa de los adinerados, quienes toman helicópteros o pagan por usar el segundo piso del Periférico para evitar el caos que está abajo.
Sin embargo, en octubre, miles de residentes de este suburbio industrial comenzaron a llegar al trabajo o la escuela en vagones de colores que se deslizan a lo largo de la primera ruta de teleférico de la ciudad.
El Mexicable, una línea de siete paradas que recorre poco más de cuatro kilómetros a través de un tramo de vecindarios pobres en una ladera, es parte de una creciente constelación de teleféricos en toda América Latina que enlazan comunidades marginadas con los centros metropolitanos de sus ciudades.
En Ecatepec, el municipio más peligroso y grande de la Zona Metropolitana de Ciudad de México, de más de 20 millones de habitantes, el Mexicable ha traído nuevos visitantes, viajes más cortos, una explosión de arte urbano y un nuevo sentimiento de inclusión, dijeron algunos residentes.
“Es genial”, dijo Marco Antonio González, quien solía pasar una hora en un autobús abarrotado para ir desde su casa en San Andrés de la Cañada, la parada final del Mexicable, a su trabajo en un almacén en el centro de Ecatepec. Ahora hace un trayecto de 17 minutos sin complicaciones por encima de techos pardos, canchas de fútbol a medio cubrir de pasto y calles estrechas llenas de banderines brillantes.

“Nunca habían construido algo tan impresionante como esto en un vecindario como el nuestro”.
El nuevo sistema de transporte lo llena de orgullo. “Nunca habían construido algo tan impresionante como esto en un vecindario como el nuestro”, dijo.
Ecatepec se extiende hacia el norte desde el extremo final de la red del metro de la capital hasta colinas empinadas donde casas de bloques de hormigón se apilan como piezas de Lego. Muchos de los usuarios del teleférico se suben a un autobús y después al metro para llegar a sus trabajos - en restaurantes, casas, oficinas o sitios de construcción - en las partes más acomodadas de la ciudad.

Una niña con su abuelo. El Mexicable transporta en promedio a 18.000 pasajeros al día.
Nancy Montoya, un ama de casa que vive en Esperanza, cerca de la sexta parada del Mexicable, dijo que ahorra cerca de dos horas al día con el nuevo sistema de transporte; es el mismo tiempo que pasa haciendo las tareas del hogar con sus hijos o comprando provisiones.
Su viaje también es menos aterrador. A Montoya, de 36 años, la han asaltado en autobuses tan a menudo que ha perdido la cuenta de cuántas veces, una queja frecuente de los residentes de esta zona.
“Solo me sentaba ahí, esperando a que se subieran al autobús”, dijo, refiriéndose a los ladrones.
Ahora ve las combis o los microbuses desde su transporte aéreo.
“Me imagino que siguen asaltando a la gente”, dijo, “pero ya no me afecta”.
A lo largo de los últimos doce años se han construido sistemas funiculares en distintas ciudades latinoamericanas, entre ellas Cali y Medellín en Colombia; Caracas en Venezuela; La Paz en Bolivia, y Río de Janeiro en Brasil. Hay planes para construir sistemas de este tipo en otra media decena de ciudades en la región, de acuerdo con Gondola Project, que lleva registro de los programas de teleféricos en todo el mundo.
El sistema de teleférico de Medellín, que comenzó a operar en 2004, ha ayudado a revitalizar algunos de los vecindarios más problemáticos de la ciudad; es parte de una renovación que incluye jardines, un museo y una biblioteca. En La Paz, el sistema inaugurado en 2014 ha unido a comunidades divididas por la raza y el estatus social.
Esos éxitos han aumentado las expectativas del poder transformador de los teleféricos, pero algunos expertos están preocupados de que se estén convirtiendo en un truco político.
Julio Dávila, profesor de políticas urbanas y desarrollo internacional de la University College London que ha estudiado los proyectos de teleférico en Colombia, dijo que no podía calcularse el beneficio social de vincular comunidades pobres a la vida económica de una ciudad.

A lo largo de la ruta, el gobierno ha pintado fachadas de rosa brillante, verde y malva, 
además de comisionar cerca de 50 enormes murales.
 “No se puede utilizar el análisis tradicional de costo-beneficio”, dijo. “Lo importante es dar acceso a los pobres y que se sientan incluidos en la ciudad”.
En Ecatepec, dijeron algunos residentes, el proyecto Mexicable ha traído un poco de progreso urbano. El gobierno municipal ha instalado nuevos faroles en las calles y ha pavimentado algunos caminos.
A lo largo de la ruta, el gobierno ha pintado fachadas de rosa brillante, verde y malva, además de comisionar cerca de 50 enormes murales: las fauces abiertas de un tiburón en un techo; un retrato de Frida Kahlo que pintó el artista neoyorquino de grafiti Alec Monopoly; un elefante parecido a Elmer esculpido por el artista oaxaqueño Fernando Andriacci; una chica sonriente cuyo rostro envuelve una de las estaciones de concreto del Mexicable.
Pero los residentes se mostraron escépticos acerca de que las iniciativas de mejorar el aspecto del municipio trajeran el tipo de renacimiento del que ha disfrutado Medellín.
Nelli Huerta, un ama de casa que estaba esperando un autobús en Tablas del Pozo —casi a medio camino de la ruta del Mexicable— con su hija de diez años, dijo que había usado el teleférico algunas veces pero prefería viajar por tierra firme. Mirando hacia arriba mientras los vagones colgantes pasaban, dijo que el gobierno debió haber gastado ese dinero mejor en servicios básicos.
“¿Cuántas personas en San Andrés no tienen agua, no tienen luz, no tienen caminos pavimentados?”, preguntó. Los murales que están a lo largo de la ruta del Mexicable son “bonitos”, dijo, como también lo son las casas recién pintadas. Pero, agregó, “tan solo están disfrazando el problema”.

“¿Cuántas personas en San Andrés no tienen agua, no tienen luz, no tienen caminos pavimentados?”.
Siempre escépticos del gobierno, los mexicanos recurrieron a las redes sociales para burlarse del proyecto cuando se inauguró y señalaron el pasto falso que se colocó temporalmente para cubrir una cancha de fútbol árida, así como a los francotiradores que se encontraban en los techos para proteger al presidente Enrique Peña Nieto cuando inauguró el teleférico en octubre.

Una de las estaciones del Mexicable de Ecatepec al amanecer. Algunos residentes sienten que el gobierno 
debió haber gastado el dinero que se utilizó en el sistema de teleférico para cubrir servicios básicos.
Joel Hernández, quien trabaja para el Movimiento Ciudadano por una Vida Digna, una organización comunitaria de izquierda con sede en el lugar, dijo que el gobierno debió haber gastado ese dinero en profesores y escuelas, una causa menos emocionante que tendría efectos mucho más duraderos en su comunidad.
“Cambiar las apariencias no es una prioridad”, dijo. “Pero mediante la educación de verdad pueden cambiarse las cosas”.
Algunos residentes señalaron que, sin tomar en cuenta los viajes matutinos y vespertinos, muchas cabinas estaban vacías o llevaban solo a un par de pasajeros. Paul Abed, director del Mexicable, dijo que el sistema transportaba en promedio a 18.000 pasajeros al día y esperaban alcanzar la cifra de 30.000. Otros municipios que forman parte del área metropolitana de Ciudad de México, entre ellos Naucalpan e Ixtapaluca, estaban considerando construir sistemas funiculares también, dijo.
Fernando Páez, director de los sistemas integrados de transporte del Instituto de Recursos Mundiales en Ciudad de México, señaló que el éxito de Mexicable dependería de planes para conectarlo con un sistema de autobuses de tránsito rápido que, a su vez, se conectaría con el metro. Por el momento, los pasajeros tienen que pasar a un servicio temporal de autobuses.
“Resolverá los problemas de transporte de una población”, dijo. “Pero necesita conectarse con el metro”.
Por ahora, tan solo estar conectado al centro de Ecatepec es un gran cambio, dijeron algunos residentes. Y, por primera vez, visitantes de toda Ciudad de México han venido para echar un vistazo a su vecindario. Cerca de un cuarto de millón de personas —muchos ajenos al municipio— utilizaron el sistema durante la primera semana, cuando era gratuito y todavía una novedad.
Blanca Estela Rosas, quien utiliza el Mexicable cada día para llevarle el almuerzo a su esposo desde San Andrés hasta su taller en Tablas del Pozo, se sorprendió de ver que la gente visitaba su comunidad.
“Creímos que estas cosas eran para lugares bonitos con montañas”, dijo sobre el teleférico.
“Aquí no hay paisajes hermosos”, agregó. “Pero ahora estamos en el mapa”.

Fuente: New York Times