viernes, 3 de febrero de 2017

Revelan cómo el espacio cambió el ADN del astronauta gemelo

Mark y Scott Kelly, gemelos y astronautas. (NASA)
Scott Kelly pasó 340 días en la Estación Espacial mientras su hermano se quedó en Tierra. Ahora difundieron sus estudios genético.

Los “gemelos espaciales” ya no son idénticos: tras un año transcurrido en la Estación Espacial Internacional, el ADN de Scott Kelly sufrió cambios, según datos que acaba de difundir la NASA.
En 2015, la agencia espacial estadounidense lanzó una misión inédita protagonizada por dos astronautas, los hermanos Scott y Mark Kelly. La particularidad es que los Kelly son gemelos idénticos. Mark se quedó en tierra y Scott se fue al espacio, donde pasó casi un año (exactamente, 340 días). El objetivo fue, a su regreso, analizar cómo el espacio afectó su cuerpo. Y eso fue posible porque acá había quedado su “doble”, con quien contrastaron todas las pruebas.
Scott (izquierda) y Mark (derecha), en diciembre (AP)
Ahora, están los resultados preliminares de esos estudios, en los que todos los parámetros vitales de Scott y su material genético fueron comparados con los de Mark. Las conclusiones acaban de ser presentadas en Texas. Los análisis fueron llevados a cabo bajo la dirección del genetista Christopher Mason, de la Cornell University de Nueva York, y dados a conocer en la convención sobre el Programa de Investigación Humana de la NASA organizada en Galveston (Texas), además de haber sido publicados en la revista Nature.
“Los datos son tan frescos que algunos de ellos acaban de salir de las máquinas para la secuenciación”, dijo Mason. Ahora el desafío es comprender cuáles de los cambios observados fueron provocados por el año pasado en ausencia de gravedad y cuáles a variaciones naturales.
Los primeros datos indican que los cambios observados en la actividad de los genes de Scott son semejantes a los que se deben en la Tierra a condiciones de estrés, como modificaciones en la dieta o el sueño. Pero las variaciones de Scott son más amplificadas y podrían deberse al estrés causado por el comer alimento liofilizado y el dormir en ausencia de gravedad. Otros cambios se refieren a las estructuras que se encuentran en los extremos de los cromosomas, llamados telómeros, conocidos por estar asociados con la longevidad. Contra toda expectativa en Scott, durante el vuelo espacial, estas estructuras se alargaron respecto de las de su gemelo.
Además de los cambios a nivel celular, hubo otros, que ya habían sido revelados por la NASA. Scott regresó a la Tierra el 1° de marzo último en una cápsula con dos cosmonautas rusos. Entonces, descubrieron que había crecido cinco centímetros. Eso se debió a la falta de gravedad en el espacio exterior, que hace que los discos espinales se expandan.
Los resultados de estas investigaciones son claves para las próximas misiones tripuladas al espacio, en especial para el viaje de largo aliento a Marte. “Este conocimiento nos va ayudar a averiguar cómo hacer frente a esos cambios fisiológicos en las misiones aún más largas que están por venir cuando vayamos a Marte”, había dicho el entonces director de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, John Holden, cuando Kelly regresó a la Tierra.
Durante todo el tiempo que pasó en la estación, Scott Kelly se convirtió en una celebridad y rompió el récord de ser el estadounidense que estuvo más tiempo en el espacio. Usuario muy activo de Instagram, publicó 713 fotos en su cuenta de Instagram Kelly y lo siguieron casi un millón de personas en su cuenta de Twitter. Hasta llevó adelante un proyecto artístico, en el que compartió increíbles fotos de la Tierra vistas desde el espacio, que parecían cuadros.
Pero además realizó 400 experimentos de investigación científica. Por ejemplo, cultivó la primera flor en el espacio y comió la primera lechuga espacial.

Un paisaje africano desde el lente del astronauta Scott Kelly.
Fuente: Clarín